Mis tres C

                  “Paradoja del cronista, que tiene visión tan personal y solitaria de las cosas, y es una criatura gregaria en humanidad”.

José Alejandro Rodríguez


 

Vivo, de año en año, pensando en regresar a Cienfuegos. Ya se ha vuelto una obsesión, y cuando se acerca la fecha de visitar la ciudad que más le gustó al Benny, los días se hacen largos.

Hoy será. No debo llegar atrasada, y para garantizarlo, tengo un pasaje comprado desde hace un mes. Sí, no exagero. Desde hace un mes, porque a Cienfuegos no se debe llegar tarde. Esta semana he cargado y recargado a mi cámara digital varias veces, como si en ello vertiera toda mi ansiedad. Quiero atrapar muchas imágenes para luego calmar, hasta un próximo año,  mis deseos de recorrer esa provincia.

Crónicas, Cienfuegos, Cronistas. Todo empieza con C.

Crónicas. Cada noviembre llega hasta Cienfuegos un puñado de cronistas para  salvar ese género. Esta es la sexta vez, y seguramente tendrán argumentos para recordar  que la sensibilidad no es sensiblería, que las crónicas no se encargan, y que no se fabrican con melaza.

Me encantan las crónicas, y no quiero que se llenen de almíbar y las vendan al por mayor. Dice José Alejandro Rodríguez que ese es el más humano de los géneros. Y Michel Contreras hizo un decálogo para cronistas. No quiero que se extingan las crónicas. Adoro encontrar la visión personal en las letras que leo y escribo. Por eso voy a Cienfuegos.

Cienfuegos. Una ciudad que sabe alargar estos tres días. Según Michel Contreras: la capital cubana de la crónica. Ciudad hermosa, y que insiste en reunir a estos locos cuerdos -como escribió un amigo cuando quiso decir cronistas.

Cronistas. Cómo no voy a añorar noviembre  y esa vez al año en que converso con Luis Sexto, José Alejandro Rodríguez, Michel Contreras, Juan Morales Agüero, Miriam Rodríguez, Enrique Milanés, Yamil Díaz… y tantos otros que van, y tantos otros que se les extraña.

Ya no sé qué me gusta más, si las Crónicas, Cienfuegos, o los Cronistas. A fin de cuentas todo empieza con C. Todo comienza en Cienfuegos cuando en unas horas, un grupo de Cronistas insistan en que la Crónica no va a morir.

Anuncios

4 respuestas a “Mis tres C

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s