Ladrona de historias

Vuelvo / quiero creer que estoy volviendo

con mi peor y mi mejor historia

conozco este camino de memoria

pero igual me sorprendo.

M. Benedetti

 

¿Qué otra historia me robaré? Dice mi amigo Enrique Milanés que tendrá cuidado en cada conversación conmigo porque de nuestro diálogo resultó mi post sobre su rana.

A veces me descubro anotando líneas que luego suelo enlazar en párrafos para construir crónicas. De cada cobertura que me asignan regreso con más historias que leads noticiosos.

En la última me enviaron a escribir sobre un acto en otro municipio. Pasada la primera media hora, y con solo algunos datos anotados, saqué un libro de Alexis Díaz-Pimienta y comencé a leer. Luego pasé horas tratando de coordinar aquellos apuntes, porque todo lo que venía a mi mente era Jacques Daguerre, las calles de París y los instantes eternos de las fotografías.

De vuelta al periódico también venía en el carro una mujer con su hija de cinco años. “Es que voy para el hospital, porque estoy enfermita”, me dijo la niña. Y ahí perdí las últimas impresiones que tuve del acto y hablamos de sus cuatro perros. ¿Tantos perros? “Sí, porque soy guajira” (…y ahí tuve otra historia)

Dice el periodista José Alejandro Rodríguez que él, junto a su sección Acuse de recibo, de buena gana abriría otra para que le cuenten historias y así escribir más crónicas. Yo haría lo mismo, pero como no tengo sección alguna, solo camino y escucho para poder almacenarlas.

Por el momento he tecleado más vivencias personales. Tal vez porque todo lo que veo y escucho lo pongo en mi morral de sensaciones, o porque, como decía Frida Kahlo cuando le preguntaban por qué se dibujaba a sí misma, “soy lo que mejor conozco”.

Anuncios

23 respuestas a “Ladrona de historias

  1. Y si hablas de ti nos regalarás a todos un hermoso paisaje. Sí, sigue posteando sobre el mundo que te rodea, eso te hace más legible, más buscada. Gracias por escribir con el alma puesta en las letras. Sigue así. Un abrazo. Ro

  2. Leyendo este post y el S.O.S volví a una novela que leí hace muy poco tiempo (La ladrona de libros), en la que una pequeña niña alemana intenta, a través del placer de las palabras y la lectura, sobrevivir en el infierno de la Segunda Guerra Mundial. Hay un fragmento que te encantaría, en el que la niña -de la mano de su padre de acogida- “roba” palabras a Mi Lucha de Hitler para construirse una historia diferente, totalmente ajena a la crueldad de esos días….Un libro casi imprescindible….

  3. El título es Ladrona de libros. Lo tengo en versión digital, si quieres te lo envío (aunque es un poco “pesado”, casi 10 MB). Como “aperitivo” te dejo este fragmentico:
    Sinceramente, me esfuerzo por tratar el tema con tranquilidad, pero a casi todo el mundo le cuesta creerme, por más que yo proteste. Por favor, confía en mí. De verdad, puedo ser alegre. Amable, agradable, afable… Y eso sólo son las palabras que empiezan por «a». Pero no me pidas que sea simpática, la simpatía no va conmigo.

    1. Gracias por comentar en mi blog. Tengo varios libros de tus letras, En Almería casi nunca llueve, Yo también pude ser Jacques Daguerre (de estos los versos ya los puedo repetir), y los cuentos infantiles y el Quijote en décimas… Tienes un espacio en mi librero junto al Indio Naborí, Neruda, Borges, Carilda, Antonio Machado, Miguel Hdez y otro poeta contemporáneo que admiro, Yamil Díaz.
      Creo que el récord de libros de poesías que tengo -y que me he aprendido- son las tuyas y las de Yamil. Para mi blog también les ha robado versos a los dos.

    1. Gracias, pero ten cuidado no te robe alguna historia a ti. No vaya a ser que un día escriba de tu escarabajo, tu cigarra. Hace tanto que te leo desde el viejo mundo, que al menos podría comenzar por poner: “un blog se alimenta de tus comentarios”…mientras yo me alimento de historias.

  4. Leydi, las historias están allí y aunque siempre hay “políticas editoriales” que intentan construir una agenda (más o menos atractiva), que siempre se ajuste a los intereses de los propietarios (estatales o privados) queda la sensibilidad y el verdadero “olfato periodístico” para describir con palabras eso que nos llama tanto la atención. Lamentablemente los periodistas (de cualquier generación) en ocasiones nos dejamos encasillar tanto y nos autocensuramos tanto que perdemos la historia de la niña que iba al médico y sus perros, tal vez porque en nuestra mente ya tenemos machacada la noticia, con el lead clásico y al final no puede faltar quiénes estuvieron presentes en la “actividad cultural”.

  5. Leydi, tú eres como Robin Hood, robas para compartir con los que no tienen, así que eres buena ladrona y tu pecadillo es benigno. Gracias por robar para nosotros.

  6. Qué bueno, de los Torres de apellido no se puede esperar menos. Tus «botellas al mar» no corren el riesgo de romperse contra los acantilados de la costa porque tus «mares» son apacibles, serenos. No es que la espada de la crítica la tengamos envainada, pero recibir comentarios —como los de este post, por ejemplo— puede llenarnos de oxígeno limpio, acabadito de hacer. Felicidades, compañerita Torres.

    1. Gracias, Kim… Ya somos dos Torres con blog…casi podemos jugar ajedrez en el ciberespacio. Qué bueno que hayas hallado algunas de mis botellas, y que te las quedes. No, no deben romperse, como ves están en buenas manos, pues los amigos que las almacenan son muy especiales.

  7. Leydi: Casi me has emplazado (¿en la Che Guevara?) blogogamente. Dijiste mal: en realidad, mi rana es tuya. De hecho, tal vez se ha perdido porque se muda a Santa Clara, a vivir dentro de una de tus cálidas botellas. Ojalá nuestras charlas produzcan muchos post. A mí, que casi siempre quedo insatisfecho con los míos, me vendría muy bien creerme coautor de tus post. ¡Qué maravila esa: escribir bien sin escribir palabra!
    Un beso.

    1. No te preocupes, que yo, como Nyliam, tengo salamancas, pero si llega tu rana desde Camaguey le doy albergue. Y gracias por lo de escribir bien…me lo voy a creer. Ah, pero es que además de historias ha de ser que también me he robado algo de tu talento.

  8. Un regalo poético para ti, Leydi

    LA DISTANCIA

    Puerto de Almería, puerto
    de La Habana: ¿por qué a veces
    los hombres son como peces
    y los peces un desierto
    de silencio húmedo, muerto?
    ¿Por qué la distancia es
    inmensa para los pies
    y para el agua pequeña?
    Puertos, háganme una seña,
    un signo para después.

    Puerto de La Habana, puerto
    de Almería: la distancia
    es como la nigromancia:
    en ella todo es incierto.
    El agua es un libro abierto
    en página equivocada.
    Las olas no dicen nada
    al amante que las mira.
    La botella es de mentira
    y la carta está borrada.

    De “En Almería casi nunca llueve”, Alexis Díaz-Pimienta

    1. Gracias!! muchas gracias por dedicar unos minutos a recibir alguna botella mía, para tener la constancia de que no se extravían en el mar.
      Esta semana fueron las pruebas de aptitud de Periodismo en todo el país. En la redacción, los aspirantes debían redactar un texto basados en uno de tus poemas…

      ANTIGUAMENTE, LOS TRENES…

      Antiguamente, los trenes
      eran mucho más románticos:
      el humo y sus grises cánticos,
      los coches con sus vaivenes,
      las novias en los andenes,
      el lento adiós, el pitido…
      Antiguamente, ni al ruido
      se le guardaba rencilla.
      Lento zoom back: ventanilla,
      lágrimas, rostro perdido.
      Ahora, en cada despedida
      los relojes se atraviesan,
      las parejas no se besan,
      el humo es blanco y suicida.
      Una voz semidormida
      anuncia que el tren se va…
      Pero todo el mundo está
      leyendo, fumando, ido…
      «Tren con destino al Olvido,
      andén sin número: ¡ya!»

      Alexis Díaz Pimienta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s