¿Nostalgias de diciembre?

¡Cuántas veces subí las escaleras

para mirar tus ojos, para ojearlos!

Yamil Díaz Gómez

 

También era diciembre y también hacía calor. Los dos, sentados en un banco cerca de una parada de la guagua, mirábamos a cada momento hacia la ventana de un hospital desde donde dos personas nos veían. ¿Cuidábamos a los de la ventana o ellos nos cuidaban?

Nuestra dosis de sol, sentados donde nos pudieran ver, se prolongó media hora. Precisábamos conversar, abrazarnos, sentir que cada cual se quedaba en la pupilas del otro.

Más allá de la ventana del hospital había una persona necesitada de cuidados. Nosotros, que nos escapamos a un banco para consumir la última media hora juntos, mirábamos hacia aquel tercer piso para saber que el acompañante aún estaba.

Esta semana, por alguna extraña razón, mi memoria insiste en recordarme hace dos año atrás. Solo que esta vez los dos jóvenes sentados en el banco no éramos nosotros, la ventana no era aquella, y la que miraba desde lo alto era yo.

Anuncios

9 respuestas a “¿Nostalgias de diciembre?

  1. Diciembre también me trae recuerdos, no necesariamente buenos. Cuando culmina un año siempre y de forma inevitable vienen a mi mente momentos que ya no se repetirán aunque me esfuerce en ello. Porque algo reaprendí leyendo este post, cada segundo que pasa es irrepetible y aunque algunas circunstancias se asemejen el tiempo que pasó ya no retornará.

  2. muchachas, yo les aconsejo que se compren un gato, un perro, una jicotea, un pececito… cualquier animal… Eso, dicen los sicólogos, le pone un parchito a la soledad y el desasosiego.

  3. a mí me disculpan la falta de lirismo pero diciembre es el mes del puerco asado, las reuniones familiares pa planificar el cerdicidio y encontrar el caldero adecuado pal congris. también me resulta confuso la persistencia esta de la gente celebrando el paso del tiempo, como si fuese obra suya o producto de algún sacrificio, pero igual se disfruta…. de modo que todo lo contrario: diciembre es el mes de recordar que el tiempo se va que jode y por tanto hay que comer carne de puerco junto a los nuestros mientras uno pueda. saludos y “felicia me muero” para todos…

    1. jajaja! cierto, eso mismo digo yo! diciembre es el mes de la comelata, de los chicharrones de puerco, de la yuca con mojo, del moro y de la tomadera!

      el cubano hace una fiesta de todo pero el fin de año es la más grande.

      No obstante Leysi, te entiendo pues mi celebración findeañera se ha tornado nostálgica desde que no tengo a los míos conmigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s