La profe Mercy

Aún los científicos están investigando por qué, pero la profe más querida en mi grupo de Periodismo, y en otros, fue la que nos garabateó más trabajos.

Aquella mujer menuda que cada lunes nos ocupaba la tarde completa y nos orientaba de una semana para otra entregarle redactadas 14 informaciones de diferentes temáticas.

Cada trabajo revisado venía señalado: de verde los que, de amarillo todas las conjugaciones del verbo ser, de rojo la voz pasiva, de rosa los gerundios.  Con ella obtuvimos los primeros 2 de la carrera. Y con ella publiqué por primera vez -un reportaje- en su blog de teclas y café.

La profe Mercy, cómo la extrañamos. Nos decía que cada trabajo periodístico es como un hijo, a todos se les quiere. Nosotros nos quedamos queriéndola cuando decidió retirarse hace dos años, luego de graduar las primeras cinco promociones de la carrera en la Universidad Central.

Ahora la veo más -en la Redacción del periódico- hilvanando el acontecer, y con anécdotas para intercambiar al amparo de una taza de café.

Alfonsina. Ese sería el título más preciado que ella hubiese puesto. No a una entrevista, comentario, sino a su nieta. Mercy, que disfruta los poemas de la Storni, quería ese mismo nombre para la hija de su hijo. Pero el hijo y la mujer de su hijo decidieron Ana Sofía.

Con una sonrisa de la niña la estrenada abuela olvida el cómo llamarla y se detiene en las ternuras. Por estos días muestra orgullosa los primeros “dibujos abstractos” de Ana Sofía. Le ha rayado la agenda de trabajo, se la ha devuelto llena de trazos azules de lapicero y de resaltador amarillo. El mismo orgullo conque hace unos meses mostraba nuestras letras.

Anuncios

8 respuestas a “La profe Mercy

  1. No tuve la suerte de tenerla como profesora. Pero recuerdo que el día de mi prueba de aptitud por una extraña razón, que luego de leer este post todavía no alcanzo a comprender ,nadie quería que le tocara con ella. Resulta que a mí me tocó y antes de que entrara alguien, no me acuerdo quien ahora, susurró “No le hables de García Márquez”. Sin embargo, tenía que hacerlo porque era inevitable para mí y lo hice. Ya ves, al final no me fue tan mal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s