De flores

El hombre que más flores me ha regalado es mi padre. Luego mi hermano quiso hacerle competencia, pero le resultó difícil. Mi papá le llevaba varios años, romerillos, mariposas, jazmines, y rosas de ventaja.

De él aprendí que las flores no se rechazan. No, nunca. Lo que aún no defino es de quién heredé este gusto tan peculiar de no resistirme a ningún pétalo ya sea blanco, rojo, amarillo, azul…

De niña regresaba de la escuela con la jaba de la merienda llena de flores, de todos los tipos que me encontraba en el camino. Me iba con el pan y el refresco y en su lugar le regalaba un ramo a quien me proporcionaba diariamente aquella comida: mi abuela. Y así todos los días.

Después de terminar la primaria no robé más flores de jardines ajenos, pero continué llevándome alguna de las áreas verdes comunes. En mi primer año de la universidad reaparecí con una flor en cada jornada de clases. Alguien debe recordar aún mis romerillos, acabaditos de arrancar camino a la Facultad.

También hubo muchas compradas, ¿sino cómo iba a hacerme de azucenas, girasoles, rosas, orquídeas, claveles…?

Hoy recuerdo esto así, de golpe, porque un muchacho desconocido me detuvo en una calle y me regaló, sin nombres ni protocolos, un girasol. Así, como en el video de X Alfonso…solo que este joven llevaba solo uno, y no muchos para repartir. ¿Habrá adivinado mi adicción? ¿Notó algún vacío en mi mano? ¿Será  que ha visto en mis ropas rastros de polen? Conjeturas…lo cierto es que me alegró el día.

Anuncios

21 comentarios sobre “De flores

Agrega el tuyo

  1. Yo también me robaba flores de patios ajenos (rosas rojas que luego iban a parar en manos de novias, amigas o enamoradas). Sufrí mucho cuando en La Habana se acabaron las flores (cero vendedores, cero patios con flores). Las flores más lindas las compré precisamente en Villa Clara, una señora las vendía a 5 pesos mn en una calle cercana al parque central. Me encanta regalar flores, una vez incluso regalé un ramo de mariposas a una muchacha que perfectamente podría ser considerada entre mis “símbolos nacionales”. Gracias por el post y por las flores. Quizás muy pronto recibas las mías.

    1. bueno, hay personas así, anónimas, que nos alivian el día sin esperar crónica a cambio…no sé si alguna vez este muchacho ha recibido alguna botella en el mar…Pero a ti, que sí me lees, quiero agradecerte el elogio y las letras que me has dejado, esas créeme, nunca naufragan.

    1. jajaja..seguro venías disfrazado de caimán y por eso no me di cuenta, o de Martí pequeño…quién sabe por qué no te reconocí. Ah, es que seguro yo venía con alguna crónica sin muela en mis manos, y por eso no me di cuenta. pero gracias, por esta y todas las flores que me regalas diario.

  2. a mi me gustan los tulipanes… por las fotos y las palículas porque no recuedo haber vistio ni uno en la vida real… y algunas flores como las rosas con más de un color me parecen feas.

  3. Leydita, qué bien que los desconocidos tengan tan buen tino y gusto para regalar flores… y no lo digo por lo que regalan sino por la destinataria. Un beso de tu amiga Nube, que te entiende el hurto y sacrificio de flora al pormayor jajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: