Yamil

Caricatura: Pedro Méndez (de Melaíto)

“En un play off de beisbol ocurre cualquier cosa: hasta que salga lesionado un escritor.”

Y.D.G

 

 

Hace hoy 8 años que a Santa Clara le “nació” otro cojo.

Antes de ese momento Yamil Díaz Gómez solo anotaba en su currículo: escritor, poeta, periodista. Pero como además es fanático del béisbol, y bien dicen que la pelota es redonda y viene en caja cuadrada, pues uno nunca sabe qué encontrará en un estadio. Y aquella noche Yamil encontró, en el Sandino de Santa Clara, tremenda torcedura en un pie.

Más o menos así podría presentarlo.

O mejor, como lo describió mi migo Yandrey Lay: “Yamil Díaz es un hombrecito barrigón, cojo y casi calvo que tiene el don de asombrarnos a cada momento. El milagro puede obrarse con una frase irónica, un abrazo oportuno o con esa carcajada larga y contagiosa, arrojada frecuentemente en las calles de Santa Clara”.

O con esta caricatura que le hizo Pedro Méndez, director del suplemento humorístico Melaíto, donde lo deja con un libro en una mano y un lápiz como bastón en la otra.

Podría… Pero no, prefiero que sea él mismo quien escriba el suceso que lo hizo merecedor de todas estas descripciones, el momento que le cambió la vida –o el pie- cuando el equipo de Villa Clara, con desventaja de marcador 0-2 ante Santiago de Cuba, logró el empate y luego en extrainning ganó el pase a la final por la zona oriental.

“De inmediato, miles de aficionados nos lanzamos a la grama. Ahí mismo a mi tobillo le cantaron el tercer strike: una fractura amenizada por el tambor de la victoria.

Ya lo decía; siempre voy al estadio para aprender. Y la noche del martes 30 de marzo de 2004, en el Sandino, recibí dos lecciones: primero, con la tropa naranja no existe nada decidido hasta el out treinta o cincuenta; segundo: tirarse de las gradas al terreno es algo que realmente está mal, ¡pero muy mal!…”

Mientras, yo me quedo con la duda de si debo llamarlo hoy y felicitarlo. ¿Cómo se celebra la cojera? No sé, como él dice que desde entonces ha sido una persona más feliz…

Anuncios

15 respuestas a “Yamil

  1. Cienfuegos y el encuentro de cronistas me dieron la posibilidad de conocer los silencios de Milanés, de cargar un poco de tus termunas, que luego fueron botellas, y de asomarme al maravilloso mundo interior de Yamil y sus textos. Alina, que lo conoce desde la facultad de periodismo, tiene razón: Yamil deslumbra cuando nos permite el misterio del asomo. Para eso solo tiene que abrir la boca o , simplemente,
    escribir.

    1. Yo he podido, Nyliam, asistir a sus conferencias, leerlo, leerlo mucho, porque he coleccionado cuidadosamente todos sus libros -nada más me falta uno de poesía infantil y un pintacuentos- y además, le sigo los pasos en cada Feria del Libro para escucharlo. Coincidimos. Es un gran escritor, y una gran persona.

  2. Yamil es especial. Lo que más me asombra de él es el modo en que tiene entrañablemente asumido el espíritu de José Martí. Desde el día de mi descubrimiento de este poeta, de cuando ya casi habíamos terminado los estudios en la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Habana, lo quiero y admiro con una inalterable intensidad de deslumbramiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s