Confesiones a cambio de tiempo

No, la culpa de esta semana sin botellas no es de wordpress. Es mía. O de mi tristeza, que no me deja escribir cosas lindas, optimistas ni chistosas.

Se supone que un blog sea un diario abierto, entonces también se supone que sea aquí donde debo confesarme.

(…)

Llevé los brazos y besos que debía. Sería una buena noche para descifrar algunos misterios. No estuvimos a la misma hora en el mismo lugar. O no nos encontramos. O no nos reconocimos. Y me quedé entonces con un saco de palabras, abrazos y besos que se me atragantan.

Hace poco alguien me preguntó cuántas veces me he deslumbrado. Y respondí que una. No sabía que al cabo, iba a poder decir dos, y sumar que esta última, de manera arrasadora.

Tan devastadora que me tomé “licencia” del periódico, no he vuelto a entrar a mi página de Facebook, a mi cuenta de Twitter, y apenas reviso el buzón de correo.

Mis médicos del alma, o sea, dos amigas cercanas, me regañan por confiar casi a ciegas, y esta vez me recetaron que si mi historia es similar a la que canta Fito y los Fitipaldis en Me equivocaría otra vez, no escuche música suave por estos días, no soul, blues o jazz… Y para contrarrestar el efecto -según ellas- debo oír varias veces Mi fe, de Carlos Varela.

Y una me extiende un CD con canciones de Shakira y me quedo tarareando fragmentos de La despedida: “Cuando alguien se va que se queda, sufre más”. Y aquella otra, también suya y más cursi: “Ya sé que no vendrá, todo lo que fue el tiempo lo dejó atrás. Sé que no regresará, lo que nos pasó no repetirá jamás…” Entonces me quita el CD, porque dice que no surtió efecto, y regresó ayer con muñequitos de Tom y Jerry.

Ah, y las contraindicaciones: cuando estoy triste no me pregunten qué me pasa, ni me abracen, las dos cosas podrían hacerme llorar. Mejor hacer chistes aunque yo no me ría. O dejarme una canción que no diga corazones, estrellas o torturas tiernas.

Para la semana próxima prometo, prometo lanzar botellas. Aunque haga mal tiempo, aunque las entregue a alguien más para que las lleve por mí, aunque mi vida aún no sea bella.

Por estos días no puedo, porque ha llovido, y yo también he quedado lloviendo…

Anuncios

10 respuestas a “Confesiones a cambio de tiempo

  1. Se extrañaban tus botellas!!!!!!
    Es lógico que no sepa cuáles son los detalles que provocan estas confesiones, pero se lee demasiada tristeza.
    No “lluevas” más, se que es difícil, pero al menos inténtalo. Quienes se van porque sí, y te arrebatan sin permiso los sueños, la magia, las estrellas… después de haber pretendido compartirlos, esos no merecen la lluvia, aunque muchas veces no sepamos cómo detener el aguacero.

  2. como el mejor equipo del mundo avanzará sin dudas en los playoff, la semana próxima me tendrás por allá, a ver si par de pujos mios te sacan una sonrisa, o mejor aún, un buen botellazo… un beso inmenso…

  3. Paso por acá de vez en cuando, para cargar las pilas, para llevarme ternezas y palabras, pero hoy te encuentro tanto o más triste que yo, aunque por razones muy diferentes. Así que me llevo las canciones aconsejadas para ver si surten efecto en mí, menos las de Shakira y te deseo un sol, bien grande y amarillo. Un beso y hasta la vuelta. c

  4. Todo esto de las canciones antitristeza me traen a la cabeza un recuerdo cercano.

    «A veces creo que necesito querer, otras que me quieran». Así me dijo una buena amiga hace poco, mientras escuchábamos juntos la canción «El bufón y el trágico» en la voz hermosísima de Luna Valladares. Pensando en todo ese clima le respondí socráticamente, con una pregunta: ¿Buscas la música según tu estado de ánimo o es al revés, buscas música triste para sentirte así, en el vértigo del amor imposible?… Creo que mi amiga no respondió, en todo caso no hacen falta respuestas cuando uno conoce bien a los amigos.

    1. kyn… si esa interpretación de luna manzanares a la que te refieres fue en santa clara, yo estaba ese día también en el público… eso fue hace ya casi dos meses y todavía -no me creerás- no me he podido sacar de la cabeza la voz de esa niña cantando esa canción… fíjate que no es la canción en sí, sino el modo tan pasional en que la interpretó, la convirtió en otra cosa… le puso corazón y sentimiento sin medida… uf!… desde ese día digo que es una de las mejores voces femeninas jóvenes de la cuba de hoy, no solo por su registro, sino porque transmite… esa niña transmite!…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s