Al fin… el mar

Foto: Carlos Luis Sotolongo Puig
Este es el más real de mis post, el más natural. Lo escribo sentada en la arena, después de una larga conversación, y a escasos pasos del mar.

Me encanta este sonido de las olas cuando lamen la arena. Quisiera embotellarlo.

El muchacho que me arrancó del centro mismo de la ciudad y me trajo hasta aquí me confiesa su curiosidad de verme escribir una botella.

Ahora me hace fotos, pero hace un momento me sorprendió: hice una lomita de arena y le anuncio que ese es mi castillo. Me roba un poco y la pone a su lado. Rehago mi “castillo”, esta vez más pequeño, y lo corono con un caracol, segura de que el mío está más lindo, aunque no veo el que él hace –con la arena que me robó.

Me mira y dice que mi caracol es lo que le falta, y también se lo roba. Se ríe y me devuelve todos los materiales a modo de regalo: en una botella pequeña había puesto la arena, rematada por el caracol, y sellada con un corcho. “Esta botella, por favor, guárdala de recuerdo, no la vayas a lanzar al mar.”

Anuncios

19 respuestas a “Al fin… el mar

  1. Lele no se quien es el causante de tanto coqueteo, pero me anima que te haga feliz y que juntos disfruten del mar que es una de tus grandes pasiones…

    1. jajaja, no, Kp, no es coqueteo…(aunque al escribirlo sabía que podía confundir)Este es uno de mis mejores amigos, y me invitó al mar, porque de veras ya necesitaba una escapadita de estas.
      Cuando haya coqueteo con alguien te aviso, ya sabes que no te dejo al margen de mi vida, a fin de cuentas eers mi madre. Un abrazo.

    1. Sí, lo mejor es que estuvimos todo el día en función de mar: en la mañana mirando el cielo para ver si nos dejama ir, como a las 11:00 am nos fuimos…regresamos 6:00 pm y en la noche creo que todavía estábamos pensando en el mar porque nos llevamos mar y sol en la piel, jajaja.
      Y la botella que me regaló…uf, eso sí fue sorpresa! Y mira que robarme todos los materiales! jaja.
      Pero tú tienes mar cerquita, no? Seguro no te pasas tanto tiempo sin velo, como yo. (Te confieso: cuando me paso muchos veces si mojarme los pies en el mar, sin quedarme bobita mirándolo, lo extraño tanto tanto que quien note mi tristeza se ofrece a llevarme)

  2. La cercanía del mar mejora aún más tus botellas! Tiene razón el muchacho, guarda esa, que puede llegar a ser un recuerdo entrañable. Besitos

  3. Ley: qué post más lindo!!! de seguro quien te regaló la botella es alguien que te quiere mucho y no podía persodarse que no te llevaras un pedacito de playa contigo, aunque eso le costara reducir a casi polvo tu castillito…
    ¿Dónde tienes la botella?¿Junto a la de café…?Un besote y un TQ grande 🙂

    1. Claro que la tengo junto a la de café. Ya me han regalado -gracias al blog- tres botellas: una con café, otra con arena y caracoles de Playa Girón y naturalezas muertas, y ahora esta de arena coronada con un caracolito… 😀 Ves qué cosas más lindas!!!

  4. Bella esa botella, y seguramente más la que te regalaron, eso me recuerda a Edusrdo y la prueba de redacción con el mar dentro del isopo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s