Botellas

Desde que este blog existe he llegado a desarrollar una simpatía real hacia las botellas. Las pequeñas, las medianas, grandes, de cualquier cristal o contenido, las veo y las asocio con algo que quiero escribir, o las imagino de verdad en el mar.

Nunca las he coleccionado, como sí hizo la madre de una amiga. Ella tuvo muchas en su casa de Las Tunas, como un tesoro, hasta el día en que el ciclón Ike le destruyó casi todo el techo y la mesa larga y estrecha donde las había colocado.

Yo, en cambio, conservo solo tres que me han regalado recientemente. La botella verde con café trinitario que me dio Galinka. Una caneca con arena, caracoles, ramas y flores secas recogidas durante un periplo en bicicleta que hizo Mileyda Menéndez desde La Habana hasta Guaracabulla. Y una que me regalaron en la playa con arena y un caracol.

Me han mostrado varias con semillas, con piedrecitas, con naturalezas muertas…

Hace unos días un amigo me decía de su viaje al Nicho y, “¿sabes qué?, me acordé de ti, porque pegada al río vi una botella”. Es bueno saberlo, que vieras esa botella y me pensaras, aunque juro que no era mía, nunca he estado ni cerquita del Nicho.

Y en junio me sucedió algo curioso. Tomaba helado con dos amigos que además son novios y viven en La Habana. Ella me dice: “cuando vayas a La Habana te llevaré a tomar café y a otro sitio donde venden cerveza”. Él la mira y le advierte: “no, cerveza no, ¿te imaginas a esta muchacha tan angelical tomando cerveza?” Mi mirada le valió lo que una aclaración: “¿Y tú de dónde crees que yo obtengo las botellas para mis post?”

Anuncios

23 respuestas a “Botellas

      1. no, no se me olvida, lo cito en un post que dejé para el lunes 13, entra y leelo, es una sorpresa para una amiga común…pero tendrás que esperar al lunes, jajaja. 🙂
        Qué casualidad, ahora mismo estoy en tus mariposas. 😀

  1. cualquier bebida espirituosa es buena si te hace escribir cosas como estas, aunque estoy convencida de que no necesitas tales impulsos para regalarnos tus botellas. Gracias por invitar amigos a mi isla. No imaginas cuánto me reprendo por no haber aprovechado el blogazo de Matanzas para conocernos mejor. Leyendo a la Mariposa me ha dado una envidia tremenda. Pero siempre habrán nuevas oportunidades. Un beso

    1. No te preocupes, ya conversaremos largo. Matanzas pasó volando, más volando que la estancia de la mariposa en Santa Clara…jaja. Y luego no pude ir al Turquino…
      No, no tomo de otras botellas para escribir. Cafecito sí, todo el que me dan, y hasta el que no me dan…jaja. Un abrazo grande. Es un placer llevar personas hasta tu criatura, que también me encanta.

  2. gracias por conservar la botella que te regalamos, bueno ni te imaginas el tamaño que tenía la primera candidata , Carlos dijo que no le parecía correcto que nos aparecieramos con eso, ya le conoces, jajja, besos

    1. ¡Claro que la conservo! Esa botella de café fue la primera botella que recibí de regalo por el blog. Además, que la recibí el mismo día del cumple de uno de mis Carlos, así que tiene significación doble. Un abrazo, y te quiero.

    1. bueno, eso sería exagerado, porque aunque sí tomo cerveza, no lo hago con tanta frecuencia como para mantener este blog…sino me estaría en bares toda la semana, ¿no? jaja. Un abrazo, Jose, y gracias por comentar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s