Enjaulado

En estos días volví a visitar a Macholo, el primo más cercano a mi papá, y me llamó la atención algo que nunca antes había visto en su casa: en el balcón tenía un azulejo enjaulado.

Me dice que se lo regalaron al nieto por el cumpleaños pero que lo cuida él, sino el pobre pajarito ya hubiese muerto de hambre.

“Quién me iba a decir –me cuenta- que a estas alturas de mi vida yo iba a tener por primera vez un pajarito encerrado”. Tal vez por eso no lo libera, porque desde niño, cuando se iba a correr por la yerba del monte y a recoger tomeguines, nunca pudo retenerlos más que unas horas.

“Me fui un día con una jaula grande que me prestaron, de esas que tienen puertas que ruedan y cuando el pájaro cae se queda preso. Cuando llegué a mi casa, con más de diez tomeguines, mi abuelo me hizo soltarlos uno a uno. Me dijo que a nadie le gusta el encierro, que esos animalitos se buscan la vida como pueden, que si los dejaba ahí muchos iban a morir de tristeza”.

Lo escucho, y con toda su nobleza Macholo se me hace un niño grandote, ¿o acaso los mayores, cuando tienen cerca los 80 años no vuelven a ser niños? Y me cuenta de su niñez en el campo y me parece que se queda de pronto en alguna de las guardarrayas por donde anduvo, porque recuerda y mira lejos. Y vuelve a la sala de su casa, donde estoy, y pasa la vista de nuevo por el azulejo. Yo sé que no lo tendrá enjaulado por mucho tiempo, porque recuerda el consejo del abuelo, pero por ahora, como un niño que recibe su primera mascota, Macholo es feliz cuidando al animalito que ha venido a celar sus nostalgias.

Anuncios

14 respuestas a “Enjaulado

  1. ME RECORDASTE MI NINNEZ CAMPESINA Y LOS CONSEJOS DE MI ABUELO, QUE CON TERCER GRADO DE ESCOLARIDAD TENIA TODA LA SABIDURIA DEL MUNDO

  2. este post es precioso, me he quedado sin palabras…que pena que historias como esta se escapen de nuestra vista. por suerte estas tu, dispuestas a inmortalizarlas en tus botellas.

    1. eso es fácil, él es primito de mi papá. Te lo presento la próxima vez que vengas, es una persona estupenda. Oye, pero, ¿querrás conocer a todos los protagonistas de mis historias? A que no conoces a mis Carlos! bueno, solo a dos: a Charly y Carlos Manuel seguramente, te falta Carlos Luis y Carlos Alejandro. 😉

  3. Soy un amante de la libertad, de los espacios abiertos, del canto natural de los caminos del campo, apenas quebrado por el sonido de mi bicicleta que rueda, y el berrinche que arman los pájaros de toda especie mientras pueden, antes que las nubes tóxicas de matar malezas, de cuenta de sus pobres vidas que solo cumplen con la sublime tarea encomendada, vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s