La profe Miriam

Cuando le dije que iba a escribir sobre ella, que quería hacerle una crónica, me advirtió: “amarra las emociones, que tú eres muy emotiva”.

Así, sin proponérselo, me daba otra lección. Ya yo había leído su libro Acerca de la crónica, pero luego de conversar con ella descubrí que a la profe Miriam más que leerla, hay que escucharla.

La conocí personalmente hace apenas dos años, cuando la entrevisté para mi tesis de licenciatura. En ese entonces accedió a responder algunas preguntas para ayudarme con la teoría, enviarme bibliografía y calmar mis nervios y premuras cuando todo sucedía a casi un mes de mi fecha de entrega…

Por eso el primer agradecimiento de mi trabajo de diploma, el inicial, antes de poner el nombre de algunos de los que viven conmigo, escribí: “A Miriam Rodríguez Betancourt. ¡Toda la Tesis! Por validar mi investigación, ofrecerme su ayuda teórica y por emprender conmigo este camino”.

Y un profesor me hizo luego el reparo de: “¡toda la tesis! Vaya, ¿quieres decir que sin ella no la hubieras hecho?”

Cuando comencé a lanzar estas Botellas al mar decidí escribir una sobre ella -la Infinita- como la llamó Pepe Alejandro en una crónica. Ya tenía la foto, esta que le hice en el Castillo del Jagua en el 2010, pero no me atrevía a hacer una crónica sobre una cronista tan grande.

Intenté hilvanar ideas, anotar lo que no me podía faltar: Premio Nacional de Periodismo 2010. No permite que la obra de Pablo de la Torriente Brau muera. Autora de muchos libros de Periodismo. Industrialista… Pero todo cuanto escribía parecía más nota informativa que crónica.

¿Cómo contar que me ha salvado más de una vez, que su abrazo me ampara?

El 13 de enero de este año, el día del sepelio de Julio García Luis, cuando llegué a la funeraria de Calzada y K, a la primera persona que vi fue a la profe Miriam. La saludé, y resistiéndome a llorar le comenté que el día 11 yo había hablado con Julio, que ese día contuve el impulso de abrazarlo, porque el respeto fue mayor que el cariño, y me quedé con ese abrazo.

Se levantó de su silla, me abrazó fuerte y mientras mis lágrimas le mojaban su blusa me dijo: “está bien, dámelo a mí como si fuera a él”, me hizo sentar junto a ella, y una vez más me calmó.

Por esos lugares donde los afectos se unen yo he pretendido alguna vez escribir una crónica para ella. No puedo. No sabría hacerla con las emociones amarradas, cómo, si ella siempre me las desata porque logra conmoverme.

Como en el pasado octubre, cuando pasé por la Facultad de Comunicación. Un amigo me pidió ayuda para poner una sábana blanca encima del busto de Pablo de la Torriente que sería develado este mes de diciembre.

La tela estaba muy limpia y olía a acabada de lavar. Pensé que solo alguien que quiere mucho a Pablo le enviaría una sábana tan impecable como esa, sin manchas, sin polvo, sin olor a ropa guardada desde hace mucho tiempo, sin reparos…

Era una tela para tapar a una persona que duerme, con las dimensiones justas y el olor a detergente. Parecía que Pablo iba a descansar unas pocas horas para continuar con su vida.

No pregunté, sin embargo, el comentario de mi amigo despejó todas las dudas. “Esta sábana la envió la profe Miriam”.

Anuncios

6 respuestas a “La profe Miriam

  1. Qué lindo Ley!!! para una profe de respeto… actualizándome otra vez: he descubierto q encontrar unas cuantas botellas juntas me produce más placer que a cuentagotas, jajajajajaja (seré borrachita????). Samuel Feijóo te manda abrazos desde la postal prometida…

  2. Mira eso.. a mi que me gusta tanto mi carrera, ahora me vienen deseos de volverme periodista. y que conste, sólo para tener una profe como la que describes 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s