Ley-diiiiiiiiiiiiii

DaraExtraño a Dara. Desde hace dos meses no la veo y me parece un año. La abrazo de noviembre en noviembre y en el intermedio sus padres le hablan de mí, para que no me olvide.

“El año pasado le decías mucho que no”-le dijeron. Y ella les preguntó si era verdad, repasó mis fotos, y ellos le leyeron las letras que le dediqué.

La última vez que coincidimos, en Cienfuegos, la niña me miraba mucho y desviaba la mirada cuando yo lo notaba. “Te está examinando, Leydi, ya verás que cuando entre en confianza empieza a hablar, si es que ella no se calla…”, me advirtió su mamá.

Me le acerqué en la guagua y le pregunté si podía sentarme a su lado al llegar a la librería, nuestra primera parada. Asintió, pero me negó las palabras. Cuando bajamos Dara iba delante, y miraba insistentemente hacia atrás, con tal de verme. Llegamos, y para mi sorpresa, ella se ubicó en primera fila y me había reservado el asiento contiguo.

Ley-diiiiiiiiiii, me llamó. Y me quedé a su lado. Estábamos en una peña que duró casi dos horas. La niña estaba intranquila, su mamá le señaló con el dedo índice sobre los labios: “Dara, shhh”. Dara me miró y como si aquella advertencia significara pasar la voz, me dijo: “Ley-diiii, shhhh”.

Le presté una libreta y lapicero para que se entretuviera y me la devolvió con 13 “dibujos”. Comencé a fotografiarla, tanto que podría llenar un álbum. Y en la noche, cuando estábamos sentados cerca de la piscina me pidió que fuera a buscar la cámara… “No, Dara, que Leydi está cansada, deja las fotos para mañana. Mañana ella te hace muchas”, le indicó su mamá -y no se equivocó. Al otro día, y al otro, Dara estuvo muchas veces delante del lente de mi cámara.

No paró de hablarme, me tomó de la mano, y la volví a abrazar. “¿Qué te gusta comer?”, le preguntó la profe Miriam. La niña comenzó a mencionar: “el pepino, frijoles, el boniato… ¡y todo!”

Por alguna razón me asoció con la periodista Alina Perera y me preguntó por su niña, me dijo que le mandaba besos y le arrancó una hojita a una planta para extendérmela con un pedido: “dale esto a Alina”. Y aunque Alina esté a kilómetros de mi cuidad y yo no la vea en mucho tiempo, ¿cómo negarme a un solicitud de Dara?

Dara es, sin dudas, una de mis mayores alegrías al llegar cada año a Cienfuegos. Por eso antes de ir confirmo con Michel, su papá, que la niña va a estar. Por eso el día de la premiación, cuando nos llamaron para hacernos la foto, dejé el diploma y cargué a la niña.

Ahora que no la veo retengo su voz en mi mente, he querido escuchar cómo me llama de ese modo tan peculiar, como si dividiera mi nombre en sílabas y arrastrara la última: Ley- diiiiiiiiii. Y esa i tantas veces alargada me hace sonreír. Y extrañarla.

Anuncios

12 respuestas a “Ley-diiiiiiiiiiiiii

  1. Dan ganas de ir a cien fuegos…

    dan ganas de hurgar en tu mente y saber cuantas veces y cuantas imágenes vas guardando y no por la intensidad que esa es evidente y me atrevo a pronunciar: Ley-diiiiiiiiii

  2. Leydi: Dara está en un aprieto: tan pequeña y ya tiene biógrafa particular. Está obligada a ser estrella. Menos mal que genes le sobran para eso. Un abrazo, muchacha.

    1. Ay, Enrique, ojalá pueda ser su biógrafa…pero pensándolo bien, ¿por qué no? si ya voy por dos botellas al mar que le lanzo, y faltan más, y cada vez que la veo quiero seguir anotando ideas. Dara es como la bailarina española de Martí: “cómo dicen que es gallega, pues dicen mal, ¡es divina!”

  3. Leydi: Hermosa crónica para una niña encantadora. Te felicito Leydi, tienes la infancia a flor de piel, y algún día serás una madre trascendente.

    1. Pepe:
      Gracias por escribirme, en facebook antes y ahora en el blog. Sabes cuánto aprecio tus consejos, tus comentarios, tus palabras. Dara es una de las personas que más quiero, y ya a estas alturas yo creo que lo debe saber…porque lo sabe medio ciberespacio, o ciberespacio y medio. Que si tengo la niñez a flor de piel…bueno, eso Dara también lo sabe, porque jugamos juntas en Cienfuegos.
      Un abrazo, Pepe, y no se me olvida marzo y cierta persona que también quiero mucho, muchísimo, y que nació en el 53…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s