Anclada

anclaElla dice que yo ando por las nubes, que tengo la cabeza en algún lugar lejano a mi cuerpo.

Teme que yo cruce calles, puentes, salte y corra con un cuerpo sin cabeza. Ella no puede ir conmigo a cruzar las calles, los puentes, a saltar o correr porque nos separan más de 300 kilómetros. Me regala, pues, un libro de poesías en un intento –escribe- de alegrarme el alma. Y señala con lapicero una que “parece hecha especialmente para ti”: “No hay que lanzarse contra el muro/ más bien caminar a su lado/ susurrarle presuntos secretos/ no hay que lanzarse/ solo romper la botella.

Y me presta un ancla de plomo.

Ese, me dice, es su amuleto. Se lo dieron una vez, cuando ella tenía la cabeza muy agobiada, tanto que pensaba le iba a estallar. A mí no me estalla, no tengo ningún cartucho de C-4 dentro, pero la mía vuela y se queda flotando en algún pensamiento disperso también a más de 300 kms. Entonces ella me extiende su ancla de plomo y me la presta para –dice- yo pueda anclarme a la tierra.

12 comentarios sobre “Anclada

Agrega el tuyo

    1. sí, viste qué ancla más precisa esa?? Vaya, eso es para poder leer y sujetar la cabeza al libro… en el mar, cuando uno va a lanzar botellas, se encuentran cada cosa curiosas! y personas buenas también!! 😉

  1. Leydi, de alguna manera yo tengo un ancla que me regaló mi madre, que vive en pose perpetua anclada a mi. Nos hablamos diez veces al día por teléfono, nos vemos, casi a diario, y está pendiente de mi y de los míos. Y esa manía de dar anclas a los nuestros, me provocó anclar a los míos, imagínate que si siento el ulular de una sirena de ambulancia o bomberos, corro a ver por dónde está la cadena del ancla de mis hijos. Lindo eso que escribes, ah, por cierto, esa foto es del Muelle Real de Cienfuegos, ciudad a la que parece estás anclada, eh, un abrazo

    1. Que si estoy anclada al Muelle real y a Cienfuegos!! Ni te cuento. O sí: cada vez que voy a Cfgos lo primero que hago, mi ritual, es soltar la mochila e irme a sentar al Muelle Real. Como diría el Benny: la ciudad que más me gusta a mí…♪

  2. querida es hermosa el ancla, pero no las necesitas, tu lanzas botellas al mar y estas navegan hasta encontrarse con su destino, en parte creo que eres tú, un ancla es quedarse varado y observar la mar desde esa inquieta movilidad

  3. Pon los pies en la tierra, pero nunca ancles tu pensamiento a este mundo terrenal, no vale la pena. Deja tus ideas en el infinito…
    Me pongo en fila para anclarme, también yo necesito soñar menos…puede hacer daño.

    1. Ponte en fila, pues….compartiremos ancla. (Bueno, ya te mostré la que me prestaron…) pero sabes qué, mi Carlos, uno de los Carlos de mi vida… es un placer quedada anclada junto a ti, 😉
      (wow, estp parece una confesión pero señores, no lo es de la fortma romántica, miren que este niño es mi hermano!!!) 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: