Regálame

regaloA veces me dan deseos de regalarme. De dar ternura aunque alguna vez me den respuestas rudas. De escribir aunque no tenga respuestas. De abrazar aunque alguien se aleje.

Me dan deseos de regalarme, sobre todo, cuando en los diálogos las personas utilizan los diminutivos de las palabras. Cuando luz es lucecita, fósforo es fosforito, pomo es pomito, sábana es sabanita…

Me sucede sobre todo si quienes los utilizan son viejitos, porque entonces los vocablos los pronuncian más despacio, y al minimizarlos es como si todo a su alrededor lo vieran más pequeño, cada vez más minúsculo, o como si ellos mismos necesitaran menos, o como si, junto a las palabras, ellos también se encogieran.

Y me encojo, y entonces me quedo triste, una tristeza rara a causa del uso de diminutivos. Miro alrededor y veo las cosas de tamaño natural, como fueron hechas, pero ellos insisten en que son “cositas”, y me quedo pues, con deseos de regalarme.

Anuncios

5 respuestas a “Regálame

  1. Yo no te voy a regalar ni un “besito” ni un “abracito” Qué va!!! Te regalo un besote y un abrazote!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s