Locuras de hospital

DalíHabía que dar los medicamentos a los enfermos. En el hospital la enfermera siempre llama al acompañante, para que él se encargue de suministrar las pastillas a la hora exacta.

Aquel día ella debió tener mucho sueño, el desvelo de toda la noche anterior para cuidar los dolores de su hermana. Tal vez no lo pensó mucho, o creyó que la enfermera quería ayudar también a los que, desde las sillas, contemplan al aquejado sobre la cama.

Tal vez…lo cierto es que cuando la enfermera llamó: “El acompañante de la cama 17…” allá fue ella, muy dispuesta, y cuando le dejaron la pastilla en la mano se volteó, fue por un vaso de agua y –sin mirar a la enfermita, ¡se la tomó!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s