Estudiar Periodismo

botellas incendiariasA los alumnos de 4to año de Periodismo de la Universidad Central
que me tentaron a escribir esto y leerlo públicamente
delante de todos los estudiantes, profesores y directivos de la Facultad en la celebración por el Día de la prensa en Cuba.


Ser estudiante de Periodismo es un peligro. Y quienes hemos pasado cinco años en la Universidad -si no morimos en el intento- podemos reclamarlo como un mérito.

Todo comienza con la Prueba de Aptitud. “Sencilla, sencillita”. Allá en la escalera los profesores anunciando números y uno debajo, con la respiración cortada, tratando de adivinar la hoja. Eso causa estrés.

Luego debes prepararte para que un amigo venga y te pregunte de astronomía, o un conocido quiera saber cuándo van a vender manzanas en el agro…o aquel que te ha visto par de veces quiera tus pronósticos para el próximo partido de fútbol rugby, o quién ganará las elecciones en Mali. Y ni se te ocurra quedarte mudo, o decir que no sabes, porque te asaltan con un: “eh ¿y tú no estudias Periodismo?” Eso causa palpitaciones.

Tienes que soportar algún comentario malicioso de: “¿ya estás aprendiendo a decir mentiras?” O que algún conocedor de la profesión te diga: “ah, ya pronto te veré por la televisión”, aunque lo último que quieras delante de ti sea una cámara. Eso causa depresión.

Algunos estudiantes, empeñados en que los periodistas tienen algún vicio y consumen alguna de las llamadas drogas legales, anotan como tarea extraclase: fumar, tomar ron, o café. Eso causa gastritis.

Pese a las enfermedades que puedan padecer, como siempre habrán arriesgados, se decidió realizar un estudio de carácter nacional, en todos los departamentos de Periodismo donde se estudia la carrera, a fin de conocer qué Universidad tiene los mejores alumnos.

A modo de conclusión, en el informe final se anotó lo siguiente:

Los estudiantes de periodismo de la Universidad Central porque son kamikazes. Pasan cursos extras de samuráis para abordar la ruta 3, practican yoga delante de una computadora con Internet, son capaces de hablar de economía luego de una noche en el Mejunje, o de filosofía después de salir del Cabaret del Bosque.

Además todos alguna vez desarrollan algún padecimiento.

Pero también tienen, para desquitarse los sobresaltos de todo un semestre, la celebración por el Día de la prensa, donde sorprenden a sus profes con un asalto de “fotos clasificadas”, alguna ocurrencia más, o simplemente agarrar a una de ellas, y causarle no solo estrés, palpitaciones, gastritis y hasta depresión cuando le piden, de un día para otro, una crónica. “¿De qué?” “Allá tú, de lo que sea, pero que diga algo de periodistas, de periodismo… para mañana, que estás en el guión”.

No importa si trasnochas una vez más en aras de escribir esto, no importa si vuelves a pasar por el susto de la hoja en blanco. A fin de cuentas para eso hiciste Pruebas de Aptitud, para que en días como este alguien te pida una crónica y te recuerde que desde el primer día y hasta el último de esta profesión que nunca acaba, estudiar Periodismo es un peligro.

Anuncios

20 respuestas a “Estudiar Periodismo

  1. esto es lo mas cheo q he leído por mucho tiempo, que empalagosa y patetica, si a esto se resume el periodismo cubano estamos perdidos…. eres una empalagosa ñoña

    1. Poco querido periodista: Este es un blog PERSONAL, así que se permiten ñoñerías. Si no le gusta pues no lea, simple y llanamente. Y por favor, absténgase de hacer estos comentarios.
      En estas botellas se regala cariño y la autora destila ternura… no empañe nuestros cristales con sus ofensas.

      1. Tarde pero seguro: Mar, tú le lanzas una marejada bien fuerte y yo un terremoto desde la isla nuestra a este señor???? qué dices????

    2. Jaja, quien quiera que seas, tienes la opción de no entrar más en mi blog (porque voy a seguir escribiendo así…) Por cierto, patética lleva tilde en la e (es una palabra esdrújula, ¿eso no te lo enseñaron en la escuela?). Empalagosa y ñoña son dos adjetivos, además dices que esto es cheo, patético… dicen Carpentier, García Márquez, que escribir con muchos adjetivos no es muy bueno (lo que me da la medida que –de ser periodista no lo eres en mayúsculas como te pones en la identificación- y que escribes peor que yo).
      Y si crees que tu originalidad radica en criticar el periodismo cubano estás detrás del madero y sin ver la sombra. Entérate: Alfredo Guevara, Amaury Pérez, y hasta Esteban Morales se te adelantaron… Tampoco has sido el primero en señalarme, deberías leer mis cosas cheas más seguido o haber leído algo antes, al menos mira este enlace donde me dijeron que con estas “linduras” no se defiende nada (o sea, alguien lo dijo antes que tú, 😛 )
      https://botellasalmar.wordpress.com/2013/03/11/linduras/

      Ah, por cierto… lo que escribo, tanto como estos comentarios, van con nombre y apellidos… (aun cuando he llamado “guataca” a alguien) Entonces, resumiendo: ¿en algún momento pensaste que me ibas a subir la presión con tu comentario, si en definitiva eres alguien que ni si quiera da la cara? Jaja…adiós.

      1. Leydi, pues a mí me encantan tus escritos cheos, empalagosos, “pateticos” (¿será que cierto torpe quiso decir “patética”?) y ñoños, no me los pierdo nunca. Porfa seguí así, leerte me ayuda a seguir creyendo en las gentes… además del disfrute estético que produce

  2. La profesión tiene un poco de todo, y te lo dice alguien que ha trabajado por 15 años en un medio gráfico y hoy está promoviendo el suyo, con todo lo que ello significa. Yo solo soy quien escribe, salvo las colaboraciones que prologo, también saco las fotos y distribuyo la revista con la que me pienso morir. Yo te entiendo, y no soy salido de universidad alguna, aprendí en las calles, en mis años de marinero y otros oficios, varios, y sin discriminar, a todos le estoy agradecido.

    1. ¿Marinero? Ojalá yo fuera marinera al menos por unos meses, entonces estas botellas al mar sabrían mejor, 😉
      Gracias por comentar, por llegar al blog. Por cierto, tengo muchos amigos que hoy ejercen la profesión (u oficio…), yo siempre dudo qué poner precisamente porque muchos de los periodistas talentosos que conozco, no pasaron 5 años de academia.

  3. Leydi: Yo pensaba estudiar Periodismo, pero después de leerte me dije ¡Ni loco…! ¿Y si alguien me pide una crónica de esas…! Un abrazo sí, eso sí puedo escribirte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s