Travesuras

Jorge Arche--Primavera (o Descanso)¿Qué, nunca has saltado una cerca? ¿Ni has subido a un árbol?

Yo sí. Y en estos días he sentido ganas de nuevo. Solo una niña me detuvo. Aquello del mal ejemplo, ya sabes… Ella me estaba viendo y me cohibí.

Algunos padres no quieren que sus hijos –y menos sus hijas- hagan esas cosas. Yo lo hacía a escondidas, cuando me iba a jugar con mi hermano y los amigos de la infancia. Cuando se tiene una mirada angelical una puede burlar la vigilancia de los mayores.

También forzaba para que nos mandaran a mi hermano y a mí para casa de mi tía. Ella no nos quería juntos allá, decía que nos portábamos mal, que mi hermano era intranquilo y yo le reía todas sus gracias. Ahora que no tenemos que pedir permiso llegamos a su casa –a veces sin avisar- y pasamos al menos un día riéndonos y siendo irreverentes ante el trato de niños menores de 10 años que ella y mi abuela insisten en darnos.

Contra nuestros padres llegamos a desarrollar toda una estrategia para robar comida antes de que la sirvieran a la mesa. Uno de los dos, mi hermano o yo, entretenía a mamá o papá –el que estuviera friendo plátanos, papas… mientras el otro robaba para dos. Al final nos descubrieron, claro, pero muy al final, cuando ya habíamos hecho un desfalco a la comida familiar.

Pero ya no saltamos cercas ni nos subimos a un árbol, a menos, claro, que un toro nos persiga…

Seguramente nos estamos volviendo grandes… aunque para no actuar como las “personas mayores” que describió el Principito, de vez en cuando nos fugamos al estadio de béisbol (excepto cuando juegan Industriales y Villa Clara porque entonces no nos ponemos de acuerdo), o nos damos cita frente a la tele rositas de maíz delante para ver los partidos del Barça… o nos acostamos a hacernos cosquillas o vemos juntos una peli infantil, todo un bálsamo anti-mayores.

Nuestra travesura más inmediata y planificada será la semana próxima, 🙂 el martes 14 de mayo celebraremos él y yo el Día de los enamorados. Pero sin parejas de por medio, porque el cake, el café, las pizzas, la cerveza ¡serán todas nuestras!

Anuncios

8 respuestas a “Travesuras

  1. Como mi hermano no estaba cerca, mis primos se encargaron de darme esa atención diferenciada y de enseñarme a manejar papalotes, trompos, bolas, saltar vallas, robar mangos, subir azoteas… muchas veces con batas rosadas y zapatos blancos de charol incluidos. Pero parece que sí, que después de que me mudé y mis primos se casaron y uno de ellos ya es papá, nos hicimos grandes, aburridos y buenos ejemplos para los niños. 🙂

    1. yo nunca aprendí a bailar trompo!!! 😦 mira que intentaron enseñarme, entre mi hermano y mi primo, pero me puse torpe para eso….algún día, si la paciencia de alguien lo permite, quiero aprender! 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s