Let it be

let-ir-beMichel fue el primero en saber qué me sucedía. “Me acaban de decir -o de preguntar, no sé- en tono medio en broma medio en burla, que si mi blog es para causar celos a otros periodistas jóvenes, porque escribo mucho de ti, de Luis Sexto, de Pepe Alejandro, de la profe Miriam…”

Me acababan de sugerir, además, que podía escribir otras historias, las que escucho, y no hacer de mi espacio una suerte de “Leydi y sus amigos”. Aunque esa persona reconoció más tarde que quería conocer a la mayoría de esos amigos, periodistas o no, que le hubiese gustado estar en este o tal cual momento que yo narré…

“Let it be”.

En una frase, en una canción de The Beatles, en un consejo, en esas pocas palabras Michel me pedía cerrar un episodio y me alentaba a seguir escribiendo, en definitiva, de lo que yo quisiera.

Quiero. Quiero escribir porque me desahogo. No reescribía ninguna de estas botellas, ni las concebiría diferentes. Las hago sobre mis amigos, mi familia, de mí… y podría alegar muchas razones que quedarían invalidadas ante una muy concluyente: si las botellas las lanzo yo, entonces las lleno con las palabras que desee.

Pero en verdad, aunque nunca lo he confesado, escribo incesantemente de mis amigos porque tengo miedo. Miedo a que no me alcance el tiempo y se vayan o me vaya sin que sepan que los necesito, que los quiero, que los extraño.

También porque mis amigos, la mayoría, viven lejos de mí -a cientos de kilómetros- y yo a veces me siento sola. Ellos cumplen años y en lugar de entregarles un regalo les dejo una botella al mar. O alguno está triste y no consigo llevarle el hombro de otra forma que esta.

Pero el miedo me invadió en enero del 2012 cuando murió Julio García Luis. A él, con quien había conversado solo en pocas ocasiones, lo vi el día antes de fallecer. El impulso fue de abrazarlo, porque me había ayudado mucho en mi Tesis, por lo buena persona que era; pero el respeto pudo más que el cariño y me contuve. Horas después caminaba entre muchísima gente que también se quedaron con algo por decirle.

Desde entonces no escatimo letras para los que amo. Prefiero el riesgo de repetir nombres o pasar por algún diálogo incómodo, que el miedo a quedar en silencio mientras dejo flores sobre un sepulcro de mármol.

Anuncios

18 respuestas a “Let it be

  1. Que sea… Ley no me llego mucho a los comentarios, pero hoy pero hoy a diferencia de la historia alegre, de la reflexión enter líneas… me ha llegado al correo una botella que debía ser rescatada.
    Creo que también por miedo te diré que son muuuuy necesarias tus botellas, que cuando te demoras más de dos días en escribir algunos nos impacientamos, que existimos quienes coleccionamos botellas offline y las releemos a cada rato. Algunos, también te necesitamos. Vaya, te cuento un secreto, ¡a que ni te imaginabas que alguna que otra de tus botellas ha sido el tema de reflexión en alguna reunión que fue aburrida hasta que llego tu salvadora botella! Si Ley, escribe, let it be, “words of wisdom”, que sea, escribe de lo que sea, de cualquier cosa, de tus amigos, de tu familia, de ti, de lo que te rodea, pero no dejes de escribir… Recuerda que algunos naufragos necesitamos de tus botellas… jejejeje. Un besito

    1. Vaya! ahora no sé qué escribir para responder tu comentario… Voy a hacer un intento, y comenzaré por agradacerte. En esta semana -y parte de la anterior- la pasé algo desorientada por todo esto que cuento en este post y en el anterior. No me desanimo fácilmente con los criterios desconcertantes, pero si quien lo dice, quien te juzga, es alguien que quieres, y sobre todo, si te lo dice no para que mejores sino para destruir, si te dicen, por ejemplo, que escribes para parecer perfecto (aunque más tarde te de señales de querer ser como tú) de igual forma resulta hiriente.
      Gracias, muchas gracias por lo que me dices, creo que por historias como la que me cuentas es que burlo el sueño y el cansancio del día y continúo escribieno. Por eso y porque en verdad lo necesito.
      Un abrazo.

      1. Ley, no creas que eres la única que se enfrenta a cosas como esas, tengo una amiga que en una ocasión en que me sucedía algo parecido me compartió este fragmento del Quijote:

        “Señor, los perros están ladrando. — Tranquilo, Sancho, es señal de que estamos cabalgando.”

        Un abrazo…
        PD: Cuando vuelvas a la habana avisa, para invitarte a un café, jejejeje

      2. ah, pero por una invitación a café escribo 20 post solo para ti, es más, hasta te los mando por correo, 😛 Voy el 26, una semana…te escribiré al correo que me deja wordpress (el que me llega junto a tu comentario) y te explico más de mi semana allá, a ver si nos vemos.
        Gracias por el fragmento del Quijote…

      3. ups, acabo de darme cuenta que tú me robaste antes mi dirección de correo 😛 pero la de gmail que apenas la reviso… Gracias por el robo, ese es el mejor que me han hecho…ay mi madre, quién me diría que alguna vez yo agradecería a un ladrón??? 😉

      4. Si, si escribeme, esa va a ser una semana enredada por el trabajo, pero siempre hey espacio para los amigos. Así que no dejes de escribirme… jejeje. Ahh… y el fragmento del Quijote lo tuve que coger como bandera en un tiempo, donde muchos me decían que todo lo que hacía estaba mal. El tiempo demostró lo contrario 😉 jejejeje
        Ya está echa la invitación al café entonces, jejejeje

  2. Ley, ¿sabes? alguna vez pensé que sí, que quizás debías escribir de otras cosas, pero después me di cuenta de que eres feliz haciendo lo que haces, dedicando botellas, que todos los blogs no tienen que hablar de lo mismo y que el día que alguien se meta en lo que escribo en mi chelykaleidos… posiblemente me de mucha roña, así que Let it be, es el mejor consejo, sigue desahogándote, haciendo catarsis, regalando cariño, abrazos, botellas, o lo que quieras, sé feliz, eso es lo importante, y por los lectores no te preocupes, (uno no es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo), yo sé que nunca van a faltarte. Besos y ánimo!!!!

    1. Ah, un amigo cronista me dijo una vez que de una historia personal salen historias comunes, pues todos en algún momento hemos tenido situaciones similares, o porque desde nuestra experencia también podemos conmover… es por eso que, como él, asumí un tono personal en el blog, en lo que escribo… y he dejado historias mías, he hecho semblanzas de amigos, y ya no sé lanzar botellas de otra forma…

  3. Leydi, me gusta lo que escribes. Sigue escribiendo. Es cierto: algunas veces he deseado que cuentes otras historias, solo porque me encantaría leerlas en tus palabras; te salen bien, me agrada tu sutileza (recuerdo aquella historia excelente de Alma Mater). Pero nunca te sugeriría que dejaras de lanzar tus botellas cotidianas; cada blog tiene su dueño, su objetivo, sus musas, su poesía… Tu blog no proyecta la persona “perfecta” que quieres ser, sino que te evidencia a ti misma. Te quiero. Un beso…

    1. Gracias, Carlos Alejandro. Se nota que me quieres. Pero sabes qué? para contar otras historias debemos salir más a perdernos mientras buscamos alguna librería, o desafiar el transporte hacia otro municipio…jaja, me encantan esos viajes contigo porque eres tan o más despistado que yo! te quiero.

  4. Lo cierto es que tu narrador deportivo favorito lleva cierta razón,se supone que las botellas al mar se echan “sin destinatario” anunciado,no sé,se me ocurre que estés sola en un islote (o en el km 568 de la 8 vias ,que es lo mismo) y decidas en tu desespero buscar auxilio y empieces con “Querido Miche…..,”Estimado cro Sexto,por este medio bla,bla… o ..Hola Pepe..estoy embarcá,podrias ayudarme!?….etc,etc..
    Ya habias anunciado que eras imperfecta,que jugabas al lobo-conejo conejo-lobo y hasta Wow!…lo que explica muchas cosas.
    Es tu blog,como las entradas a los lugares de punteria,personál e intransferible,escribe cuanto quieras y puedas,tu eres la naufraga,la necesitada de auxilio y tierra firme,nosotros,tus lectores,nos encargaremos de descorcharte y leér el mensaje…o no.
    Ahóra corre a Youtube y sube “Message in a bottle” (sting).
    Suerte en tu Isla isla.

    1. jaja, ves por qué digo que me haces reír siempre!! mira este coemnatrio, muy ingenioso….Es que me da tanta gracia, porque no me imagino escribiéndole así a ninguno de los tres!!!!
      Gracias por el ánimo!

  5. No dejes de ser tú, porfis!!!!!!!!!!!!! Nunca, jamás (y eso no quiere decir que te vayas a vivir con Peter Pan ¿eh?) dejes que tus líneas se conviertan en algo frío, impersonal… leerte es vivir cada una de tus historias con la misma intensidad que las escribes!!!!!!!!!

    1. gracias, Yay. NO te preocupes, que no dejaré de ser yo, entre otras cosas porque ser yo en mi blog hizo que escribiera de un borracho que confundió a Santiago el equipo con un Santiago amigo suyo….y con esa historia me gané una hermana. Y una botellita con un mensaje dentro de mi bolso, 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s