Yo Me Mi pero… ¡me las robé!

estatua-y-farolaHace días que la hago la visita, elogio las fotos que pone en las paredes y le anuncio, porque siempre se lo anuncio, que me las voy a robar.

“Es que me gustan mucho”, me justifico. Como si fuera así de fácil, que todo lo que nos guste mucho nos lo robamos y punto.

Pero esta vez sí era así de fácil, porque ella colgó las fotos en las paredes del blog, yo lo visité y como en la entrada decía: Yo Me Mi pero…Contigo, pues asumí que ese Contigo era Conmigo y sin que nadie se diera cuenta cometí el delito. Y bueno, como en su cartel de bienvenida dice Contigo…y yo se lo había anunciado, puedo hacer pública mi fechoría sin temor a reclamos ni devoluciones.

Anuncios

8 respuestas a “Yo Me Mi pero… ¡me las robé!

  1. jajajajajajajaja con complot a mis espaldas y todo!!! me encantó esta botella, Leydi, de verdad está muy original! jajajajajaja Voy a tener que llamar a un amigo mío abogado, a ver si puedo hacer penar a alguien por el delito de incitar a los otros al robo! jajajaja. Un beso grandote. Yo igual te tengo una sorpresa. 😉

    1. noooooooooooo, un abogado no, yo me confieso asustada, no culpable. es más, este es el trato: si hablas con tu amigo abogado yo voy a hablar con una amiga para que sea mi abogada, ya te doy el nombre: se llama Marian, tiene un pedacito de mar, fotos y olas, y me va a defender tanto que vas a perder el juicio (además, entre las dos te vamos a robar todas toditas las fotos que te quedan por robar!!!) qué dices, vamos a juicio??? 🙂

    1. jaja, pero Reinaldo, en cambio me gané este poema y una foto para mí solita (todo estaba en mi buzón hoy en la mañana) 😀 (alguien regala poemas y fotos a cambio del robo que le hacen, cuando yo lo digo: este mundo nada muy loco!!! 😉 )

      Benditos los que no pierden la fe,
      los que se aferran a las cosas imposibles,
      los que nunca dicen basta, aunque las rodillas sangren.
      Benditos quienes se persignan antes estatuas
      aún cuando saben
      que tal vez nadie escuche sus plegarias,
      pero igual se persignan
      y piden
      y lloran con fe.
      Benditos esos,
      y más estos otros,
      los que no pierden la fe en los hombres,
      aquellos que siempre se guían por la luz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s