Penumbras

caminoÉl le cuenta que apenas ve las notas que escribe en su agenda, que fue al oculista y le desarmaron las esperanzas. Le anotaron con lapicero sobre una hoja de papel que sus ojos no tienen solución. No tienen solución, como si se tratara de un difícil problema de matemáticas.

Dentro de unos años él supone que estará como Borges, y sus días siempre serán como las noches.

A ella le desconcierta la posibilidad de no volver a leer sus textos, esos que tanto le gustan y que él comparte con lectores de muchos países.

Él le sabe la esencia a las palabras. Tiene historias atrapadas entre sus silencios y entre los días por venir. Ella no quiere quedarse sin esas historias, y teme que él no tenga tiempo de escribirlas todas, por eso le teclea un mensaje que le envía a su buzón digital: “Si alguna vez quedas como Borges, yo seré tu María Kodama”.

Anuncios

6 respuestas a “Penumbras

  1. La vida nos da, la vida nos quita. Es muy triste esta historia, nunca la piel de nuestro corazón se curtirá cuando en el camino nos encontramos con gente que a veces pierde algo de tanto valor como la vista. Pero en la cruda realidad encontró quizás una musa o una compañera que será su María Kodama…
    Un beso para ti…
    Cruz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s