Mima

La persona que más quiero en el mundo (créanme que ya revisé todos los continentes, océanos, latitudes y longitudes) cumple hoy 70 años.

Desde que recuerdo –y antes de recordar algo- vivo con ella. Ella me cambió los pañales, me durmió, me alimentó, me enseñó a caminar y soportó estoicamente mis noches de llanto, aquellas en que yo me resistía a dormir. Luego me llevó a la escuela, corrigió mis errores en matemáticas y me mostró cómo se divide, o se multiplica.

Mi abuela, que hoy tiene 70 años, no alcanzó a cursar más estudios que los elementales, y en su niñez fue huérfana de muñecas. A veces me entristecen sus historias cuando me cuenta, por ejemplo, de cuando terminaba de comer y, aún con hambre, le pedía a su mamá de favor “al menos dos deditos de café con leche” –sin sospechar que poco más de esa medida de café con leche era el desayuno del otro día… O que su único par de zapatos, cuando llovía, lo tenía que secar con la urgencia de tenerlos disponibles al otro día para ir a la escuela.

Los dulces, los juguetes que inventaban, la historia del ratoncito que les daba un kilo por diente que se cayera…todo lo tuvo que compartir con cinco hermanos más. Ninguno vio más de cerca un juguete que los que miraban en las vidrieras de las tiendas. Ninguno tuvo más de dos fotografías durante la infancia, esos eran lujos que no podían permitirse.

Tal vez por esas mismas carencias, Mima a mí me lo dio todo. Los dulces, las historias que inventaba para que la niña majadera e inapetente que yo era, decidiera por fin abrir la boca e ingerir algún alimento. Los primeros pasos, el cuidado, todo me lo dio, junto a un montón de sus noches, ya en vela por mi fiebre o –en el peor de los casos- por mi insomnio.

Los consejos, los peinados, la ropa limpia, mi primer peso. Recuerdo que una cartera roja que ella me regaló me servía de alcancía, yo quería llegar a tener un peso, y cada noche me sentaba delante de los centavos. Yo estaba aprendiendo a contar, y le preguntaba a Mima cuánto me faltaba para un peso (como si tener un peso fuera la meta más importante en ese momento). Mima me ayudaba a sumar una a una cada moneda que ella misma hacía crecer poco a poco. Una de esas noches, Mima me regaló mi primera moneda de un peso. Mi primer peso.
Todo eso me dio.

Mima –que en verdad se llama Carmen- ha perdido su nombre conmigo y con casi todos en la familia. Carmen pueden ser muchas, pero Mima no, Mima es solo ella porque –como le digo bajito sin que mi madre se ponga celosa- Mima es la palabra abreviada, el apócope perfecto de lo que en verdad simboliza: Mima, le digo, significa Mi Mamá.

Anuncios

26 respuestas a “Mima

  1. Acabo de leer tu homenaje a Mima y si hubiese podido, te llenaría de me gusta tu entrada. Bellas palabras, llenas de amor para expresar unas vivencias con tu abuela.
    Me gusta, me gusta, me gusta.
    Un abrazo muy fuerte de una abuela
    Cristina

  2. Felicidades a las dos !!!!, por quererse como lo hacen, y que cumplan muchos más.

    Muy tierno de tu parte, y muy bueno el artículo. Se lo enseñaste??

    Chau

  3. Hola Leydi. Con mi mano izquierda, ya que la derecha la tengo inutilizadas por varios días debido al cateterismo e implante de dos sents que me hicieron el lunes, repito, con mi mano izquierda quiero que, expresamente de parte de este idiota que ha estado al borde del infarto, des UN BESO MUY FUERTE a tu Mima, y le transmitas mi felicitación y mejores deseos.
    Un abrazo, de los que tí ye gustan.
    PD.- Las faltas ortográficas, comas y puntos los resuelves tú, porque esta jodida mano izaquierda es una analfabeta. jeje

      1. P´allá va un saco de abrazos.
        Ah, ya escribo con las dos manos, y el cardiologista Jeje, me dijo que podía comenzar a hacer vida normal, eso sí, sin estrés.

  4. Otra vez mis felicidades para tu abu. Dichosa que eres de tener a tu mima. A mí la vida me arrebató a la mía, por vía materna..
    Lindas palabras, Ley, lindas como esa Mima tuya que es un sol.
    Te quiero grande.

    1. gracias, mi Carli…que diga, mi Eusebio 😀 espero tu crónica sobre tu abuela, la que ya tienes escrita….la quiero comentar!! por qué me das a leer palabras que luego no pones en esa Isla nuestra de cada día??? bueno, bueno…primicia que tengo, condición de musa que reclamo….pero los demás también deberían leer esa crónica tuya del anillo de la felicidad 😉

  5. WOW!!! ME PONGO EN TUS ZAPATOS CON ESTA HISTORIA. MI ABUELA FUE LA PERSONA QUE MAS ME QUISO Y A QUIEN MAS QUISE!!!!
    DALE UN BESO BIEN GRANDE A TU ABUELA DE ESTE AMIGO QUE ELLA NO CONOCE.
    QUE DIOS LE BENDIGA Y LA LLENE DE SALUD PARA QUE LA PUEDAS DISFRUTAR POR MUCHOS ANOS.

  6. Ay mijitica, uno no sabe a ciencia cierta cuánto extraña tus letras hasta que vuelve a ellas, cabizbajo y avergonzado, como el hijo pródigo, y encuentra estas ternezas. Muchos besitos pa tu Mima que ya ahora es nuestra, aquí, hecha post. Y un abrazote para ti, que te extraño, y que espero verte en tu ciudad Santa y Clara a fines de este mes 😉

    1. Entonces gracias por regresar, y de Mima lees, pero no te la presto. Mía, mía, que ahí soy más tacaña que Mar con la nutella 😦 solo la presto a Yaima, Mar y Ny…y eso porque Mima está de acuerdo en prestarse, y quererlas 😛

  7. Gracias por ese ramillete de palabras atinadas para Mima. ¡Dios permita que ella festeje los XV de su cuarta y última nieta! ¿Por qué no?

  8. Hola Ley… En adicción a tus botellazos y en la desesperación de no encontrar a diario algunos new de ellos me adentro en esta crónica, en la que no te puedo negar que al igual que a Yanara me ha sacado las lágrimas… si, muy tiernas tus palabras. Y aunque muy tuyas por cierto, me hicieron revivir muchas de las vivencias y pequeños intantes que compartí con mi abuelita. Ella se llamaba María pero para mí no deja de ser la encantadora Mima a la que corria a abrazar en el corredor de la escuela o cuando llegaba de la misma y ella salía a mi encuentro… Porque sí, al igual que tú utilizaba Mima como apóstrofe perfecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s