El Padre de Dara

Michel y DaraAyer hizo exactamente 4 años desde que Michel Contreras es el padre de Dara.

Algunos pensarán: qué hija tan suertuda, tener un padre talentoso que seguramente le escribe crónicas, le lee cuentos y hasta le permite garabatear las paredes de la casa. Y tendrán razón.

Pero me quiero referir a esa otra parte del mundo que no han creado un Club de fans alrededor de Michel Contreras, sino que -como mi familia- adoran a la hija.

Personas que hasta creen graciosas las veces que la niña pasa por el lado del padre con un lapicero y tacha las palabras que minutos atrás él anotó en aras de una posible crónica.

“¿Cómo estás? ¿Cómo se está portando la niña?”, pregunto al padre por email. “Dara, mal. El padre, bien. Eso es así, siempre”, me responde. Y entonces infiero que por cada travesura de la hija, Michel invoca a Manuel González Bello y a otros tantos cronistas jodedores que desde algún pedazo de cielo le están cobrando sus picardías.

En mi casa saben que Dara juega a ser mi madre, que en el último encuentro de cronistas en Cienfuegos me tomaba de la mano y que hizo reír a los presentes con cada una de sus ocurrencias conmigo.

Por eso para los de mi familia el nombre de Michel Contreras está asociado al de Dara. En el nombre del Padre, de la hija…

Michel puede escribir las crónicas más conmovedoras, los comentarios más alucinantes, disertar sobre deportes en la Mesa Redonda… repartir las letras en varios sitios digitales. Mas, para los míos, nada de eso es fama suficiente hasta que menciona a la niña.

La única vez que Michel ha ido a mi casa no fue tras una invitación de mi hermano o mi padre (machismo de machos varones masculinos) de hablar de pelota, ajedrez o fútbol. La única vez que ha ido fue por un reclamo de mi abuela:

-“Dile que venga a buscar un maní que le compré a la niña, y unos globos, y dulces, y un huevito de chocolate”.

Así la popularidad y el virtuosismo de Michel quedó relegada y el interés por escucharlo se concentró en un solo tema: “Cuéntanos de la niña”.

Ayer que Dara cumplió 4 años, otra vez en mi casa se mencionó el nombre del padre:

“Llama a Michel, para que felicites a Dara”. Y de no ser porque la niña es arisca al teléfono y no soporta que le interrumpan una película, hubiese tenido que aguantar el largo desfile de personas que se agruparon a mi alrededor para felicitarla.

¿Qué se le va a hacer? Algunos pensarán: qué hija tan suertuda, tener un padre talentoso. Pero la suerte es toda de él, pues desde hace 4 años Michel Contreras es el padre de Dara.

Anuncios

4 respuestas a “El Padre de Dara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s