Quita-corazones. Otra historia de Jack el Destripador

Jack-the-ripper1Por unos minutos –tal vez solo unos cuantos segundos largos- pensé que tenía delante de mí a Jack el Destripador. Me encontré con un hombre que desconozco. De maneras groseras. Grosero, digo, por interrumpirme la lectura para hablar de corazoncitos dibujados en papel. Y yo odio los corazoncitos dibujados en papel.

Yo, de frente a la pared leyendo un poema que estaba ahí, pegado. Al azar. Y pensé en ese azar concurrente y en una amiga cuya vida ahora mismo es similar esas palabras que yo leía. José Martí, sus versos a la niña de Guatemala:

“Ella dio al desmemoriado/ una almohadilla de olor/ él volvió, volvió casado/ ella se murió de amor (…) Ella por volverlo a ver / subió a verlo al mirador/ él volvió con su mujer/ ella se murió de amor.”

Me los aprendí para poder repetírselos en cuanto la viera, porque los últimos mensajes suyos que leí me resultaron alarmantes. Me escribió: “Un abrazo fuerte. Espero que este año no nos toquen más canallas. A veces pienso que los canallas nos tocan a las más fuertes porque alguien tiene que lidiar con ellos, pero estaría bien que nos dieran un descanso”.

Él me interrumpió. Qué pedante –pienso. ¿No ve que estoy leyendo? Ya casi iba a subir al autobús cuando él me lanza un beso que me repugna. Mi estómago se estrujó (si es posible que un estómago se estruje -pero estoy segura que esa fue la sensación). Qué asqueroso –vuelvo a pensar. En eso se acerca y dice que quiere mi corazón.

O está loco, o es uno de esos tipos que trafican órganos. Pero no parecía del tipo de ninguno de los dos. Simplemente se veía como un hombre desesperado por lanzar el anzuelo al mar, a ver si alguna pececita sucumbía a lo que él pensaba eran “sus encantos”.

Eso, debía ser un tipo desenfrenadamente solo y que cree que un corazón de verdad se consigue lanzando par de frases, besos, y propuestas de dibujar falsos corazones en un papel. Sí, debe ser eso. O por qué más pediría mi corazón de esa forma tan asquerosamente cursi… ¡Si yo no soy donante de órganos!

Anuncios

3 respuestas a “Quita-corazones. Otra historia de Jack el Destripador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s