medioevo

goya-el_aquelarre

Cuando anunciaron la cacería de brujas, ella abandonó el feudo. Nunca había estado en un aquelarre, pero Tomás de Torquemada propuso la denuncia entre los pobladores. Los libros ardían en piras. El sambenito se impuso en los callejones. A puertas cerradas se realizaban más torturas de las que Goya era capaz de esbozar. El silencio era privado y las delaciones públicas. Ella abandonó el feudo. Si la acusaban de bruja, su piel se desvanecería en la hoguera.

Anuncios

4 comentarios sobre “medioevo

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: