tempestad

tormenta“Después de la tormenta, viene la calma” –le dijeron. Y tenían razón, mucha razón aquellas cabezas canosas que le aconsejaban. Mucha razón aquellas manos arrugadas y ásperas de tanto trabajar. Mucha, muchísima razón. Viene la calma…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s