brújulas

Con el ánimo de quien es niña de nuevo, quiso irse a jugar con las cosas que le llamaban la atención. Y casi todo le llamaba la atención: los parques, las aceras, los árboles, los pájaros, las casas, las pinturas, las sonrisas, las miradas…

Iba feliz, casi saltando –más que caminar- por esas calles desconocidas. Iba, a riesgo de extraviarse… Pero ya le habían advertido: si pierdes el norte, si te quedas sin brújulas, recuerda  que estoy a la distancia de un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: