Jacarandas

La memoria, a veces, patina al pasado. Desde mi oficina, con paredes ocres, sin ventanas y en silencio, veo cómo las calles se cubren de lila. Las calles de aquella ciudad lejana que tengo tan adentro. La imagen me despierta en la mañana y también me da las buenas noches.

Hay jacarandas en toda la ciudad. Y bullicio. Y me subo al coche de la amiga que me complacía en todas las canciones viejas y nuevas que quería escuchar. Y nos vamos al concierto “El gusto es nuestro” donde una vez más se reúnen Serrat, Ana Belén, Víctor Manuel, y Miguel Ríos.

Hay, además, fútbol. Juegos de fútbol y gritos al árbitro y loas a Messi. Y aplausos y una cerveza y unos tacos al pastor. Y guacamole. Y viernes de museos. Y paseos por Coyoacán.

Tengo que volver, me digo una y mil veces, porque la alarma sísmica no puede ser más fuerte que los buenos recuerdos, y que las conversaciones que me debo, y que el agua de horchata, y que las jacarandas.

Las calles ya tienen flores. Después de eso ninguna pared puede volver a ser ocre.

Anuncios

2 comentarios sobre “Jacarandas

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: