Distancia focal

No puedo dormir sin mirarte, ¿sabes? Ya se apagaron las luces, ¡qué fotos me estoy perdiendo! Si no hubiera desaparecido aquella farola que tantas confesiones nos escuchó, te raptaría una vez más hacia allá, y bajo su luz te diría todo esto, y volvería a tomarte esta fotografía. Ya no existe ni una piedra en... Seguir leyendo →

Anuncios

Astronomía

Los extraño. Gracias a ellos me enamoré de Casiopea, Orión y sobre todo, de la Osa Menor que remata en la Estrella Polar. La niña que fui salía en las noches a atraparlos, con una curiosidad genuina por saber cómo eran, qué luces había en esos cuerpos que me hipnotizaban. La mujer que soy los... Seguir leyendo →

Ala rota

¿Te acuerdas, papá, cuando encontré aquel pájaro con un ala rota, y lo puse en tus manos y con mi inocencia de niña te dije: “Arréglala”? Arréglala. No “Cúrala”, sino “Arréglala”. Arréglala -como arreglabas el fogón, o mi librero, o los zapatos viejos. Arréglala -porque tú lo arreglas todo. ¿Te acuerdas? Y cuando estuvo sana... Seguir leyendo →

lápiz

Dice que soy como un lápiz. Que tengo grafito dentro, que tengo madera. Un lápiz con goma, y a veces borro cosas. Dice que por eso debo escribir, para que nada se me olvide. Y porque soy una mujer-lápiz. Pienso en muchas razones para volver a hacerlo. Escribir. Y no precisamente en un lápiz… Debo... Seguir leyendo →

ahorros

— Tenemos que ahorrar dinero. Tenemos que ser más responsables. — Sí. Ahorrar. — Por ejemplo, hoy nos pintamos las uñas nosotras, y ahorramos $20 cada una. — Anjá. — Vamos bien. Nos arreglamos el pelo en la casa, y así guardamos unos $50 que es lo que cuesta… — Anjá. — ¿Sabes lo que... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: