Jacarandas

La memoria, a veces, patina al pasado. Desde mi oficina, con paredes ocres, sin ventanas y en silencio, veo cómo las calles se cubren de lila. Las calles de aquella ciudad lejana que tengo tan adentro. La imagen me despierta en la mañana y también me da las buenas noches. Hay jacarandas en toda la... Leer más →

Anuncios

Corchos

“Mira. Me puse a juntar los corchos de las botellas desde que te fuiste. Como ya no te los podía dar, los guardé. Me recuerdan a ti”.   … Todos los viernes en la noche nos reuníamos a beber vino. Vino tinto. Así arreglábamos el mundo durante casi dos años. Nuestro mundo. O al menos... Leer más →

Nocturne

Tengo, sobre mi cama, la invitación a un concierto de Vangelis. Fue un buen canje: la cambié por la entrada a una exposición (algo tan sui generis y difícil de entender como una exposición de maticas). Sí, eso, una exposición de maticas y un retrato a mano. Debo ser una pintora increíble (literalmente hablando: de... Leer más →

Certezas

Papá querido: Debo confesarte varias cosas. ¿Recuerdas cuando mi hermano y yo nos peleábamos por la reproductora de música y tú nos decías que estábamos discutiendo por un pedazo de chatarra? Tenías razón. Tú siempre tienes razón. Pero en ese entonces mi hermano y yo necesitábamos discutir por cualquier cosa: un sacapuntas, una jarra, una... Leer más →

conciliación

…devolver poco a poco a este blog los archivos que faltaban, los que alguna vez borré -inmadurez mediante. Pensé que, llegado el momento, si alguien notaba las ausencias, podría alegar vejez. Pero la  vejez -me dicen- es un argumento inconsistente a los 31 años.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: