levedad

— Cuando en verdad te mueras, ya no tendré lágrimas para llorarte. — ¿Por qué lo dices? — Porque te has muerto muy seguido, en mis sueños. Y te lloro muy seguido, en mis sueños. Tal vez por eso vengo cada mañana a tomar el café contigo, y en las tardes prendo velas a la... Leer más →

Anuncios

Horno

Le dijo al niño curioso, que preguntaba por qué el cansancio y el malestar, que tenía como un horno dentro. Y en él había una criatura que necesitaba cocinarse lentamente. En verdad supo que estaba embarazada no por el cansancio, sino por los vómitos. Vómitos a todas horas y en cualquier lugar. Aquí -le dijo... Leer más →

Delirio

Meterse en una maleta e irse no es tan fácil como se escribe. A veces hay que acudir a cierta melodía que nunca habrías vuelto a escuchar de no ser por el puñado de añoranzas que se te clavan en el cuerpo. Me decido a tararearte todo lo que se te extraña desde el siglo... Leer más →

Puta

Dice que las mujeres somos putas. Puta. Y escupe la palabra sin masticarla siquiera. Puta. Dice que se cansó de escuchar las noticias y que Christine Blasey Ford tiene voz de puta arrepentida. De puta. Y seguramente la chica a la que violaron los de La manada se lo ganó por puta. Todas se buscan... Leer más →

Fotógrafo en posguerra

Regresó para hacerse la foto que faltaba, la última. La foto de posguerra. Todos los barrios tienen un fotógrafo, quien saca copias al adiós y la nostalgia. Regresó y ya no se llamaba Mambrú, ni tenía nombre, porque la guerra queda lejos. Regresó para quitarse la capucha y no bajar la guillotina, sólo porque tú... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: