Cuéntame algo

Tomás creía que “hay que mantener la regla del número tres. Es posible ver a una mujer varias veces seguidas, pero en tal caso no más de tres veces. También es posible mantener una relación durante años, pero con la condición de que entre cada encuentro pasen al menos tres semanas. Quería tener la seguridad... Leer más →

¿Qué va a pasar?

¿Y ahora qué va a pasar? Así le preguntaba yo cada noche a mi madre, antes de dormir. Le preguntaba porque el capítulo de la novela, o la historia que me estaba leyendo, quedaba inconclusa hasta el otro día. ¿Qué va a pasar? Mi madre, que ha sido mi diccionario con dos pies, el ser... Leer más →

Hogar

— ¿Qué tal tu día? -me pregunta mi hermano por teléfono. — Todo más o menos igual -le digo. Pero siempre tengo algo nuevo que contarle: una llamada que hice, una foto que me compartieron… Me dice entonces de mamá y papá: — Están bien y tienen todo lo necesario. Ayer los vi… Y así,... Leer más →

Leydi, o sea, yo

Me llamo Leydi. Dice mi madre -luego de tantos llantos y reclamos de mi parte- que me nombró Leydi porque quería un nombre corto. Cuando le puse delante una lista de nombres cortos que sí me gustaban, y que ella había podido elegir, me dijo que había querido uno que empezara con L, cuando le... Leer más →

El eterno retorno

Extraño los tiempos en que empecé en la blogosfera: cuando nos leíamos, cuando nos reuníamos, cuando nos escribíamos, cuando nos llamábamos, cuando actualizábamos. Era octubre del 2011. En aquellos años mantener actualizado el blog era casi tan importante como dar alimento a un bebé. Eran tiempos de Universidad, de inicios, de experimentar. Ya luego cada... Leer más →

solito

Mira, es la primera vez que se sienta solito. Él se queda mirando el paisaje y yo me quedo mirándolo a él. Es mi mejor paisaje.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: