Madre de la Caridad

La primera vez que mi madre me encomendó a la Virgen de la Caridad, yo aún estaba en su vientre. Le pidió que me protegiera, que yo fuera una persona saludable y tuviera suerte. La protección —según ella— no tardó en llegar. Vino el mismo día en que nací: me sacaron con fórceps, y ella,... Leer más →

Silencios

Agua. Con agua te tragas, como píldoras, las palabras que quedaron hoy en la garganta. Las no dichas, las que no llegaron a fecundar el aire, las que no alcanzaron sonidos. Esas que caducan al día, las que alguien quiso posponer para mañana, pero sabes que cuando traes palabras en la garganta: o las pronuncias... Leer más →

orillas

“Guárdame el tiempo, guárdamelo. Te lo pido con rabia, con ternura, con todo lo que no es palabra”. Carilda Oliver Labra       Vuelvo al mar. Me lleno los ojos de mar, y lo huelo despaciosamente. Vuelvo a la orilla, y juego a atrapar el agua que se escapa. Me quedo, frente a todo,... Leer más →

Benedetti

Despertó a medianoche porque creyó estar alucinando. Despertó con el susto de haberse confesado al aire, a las paredes, a la habitación vacía. Despertó asustada porque pensó estar enloqueciendo. “Corazón coraza”, se escuchó decir. Pensó que alguien preguntó: “¿Qué?” y en medio de la alucinación, volvió a hablar: “Benedetti”. Se levantó y fue a tomarse... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: