Dessine-moi un mouton

A Elizabeth López Rodríguez, de esas personas que no hace falta ver para hacerlas esenciales.     — Tú que estás dejando muchas notas de El Principito –me dijo- debes leértelo en francés. Si me das tu dirección te lo envío, así que si no sabes francés apréndelo para que lo leas. — ¿En serio,... Leer más →

¡lepra!

La abrazo, y cuando logra desatarse de mis brazos, huye gritando: ¡Lepraaaaa! Me gusta abrazarla, no solo porque a ella no le guste, sino porque es una de las personas importantes en mi vida, y a las personas que considero importantes, las abrazo. Mi abrazo es una huella, como quien deja una cicatriz. Abrazo así,... Leer más →

Ausencias

En mi familia, yo soy la ausencia. La que se fue. La que solo regresa para volver a irse de la ciudad, del país, de las calles conocidas. Yo, la que no llega para los días festivos, la que no está en ningún cumpleaños… Y ven mis ropas, mis libros, los objetos que tanto tiempo... Leer más →

Al punto final de los finales…

Ya es 31 de diciembre de 2016. Casi todas las personas que quiero, tendrán su fin de año antes que yo. Casi todas, desperdigadas por el mundo, me dirán que ya es 2017 unas seis, siete, o una hora antes de que mi almanaque cambie. A casi todas ellas he pedido fotos. Fotos. Y que... Leer más →

tiempos

“¿Tienes tiempo?” A mí me obsesiona el tiempo. Más bien: no perder el tiempo. Puedo pasar horas recorriendo un museo, deteniéndome en cada trazo de una pintura, o acariciando las columnas. Me entretengo con los sonidos –sobre todo del mar, el viento en los árboles, y el trino de las aves. Gusto de oler las... Leer más →

Léeme

Lee. Léeme. Léeme algo. Así, con semejante insistencia pido una y otra vez a algunos de mis amigos que escriben. Lee. Lo pronuncio con impertinencia casi, y al borde del desespero de la otra persona. Léeme. Y a veces, solo a veces, lo aderezo con un: por favor. Lee. Y la voz me sale más... Leer más →

feliz marzo…

Hoy cumple años un amigo al que no hace mucho le pregunté si quería una hermana. O sea, yo. Y respondió que sí. Rectifico, pues: hoy cumple años un hermano mío. Me adelanté a felicitar a su mamá. Yo siempre –o casi siempre- felicito primero a las madres porque solo ellas saben lo que dolió... Leer más →

En el nombre del hijo

Mis amigos quedan lejos. La mayoría de ellos. Y hemos mantenido los abrazos y esta rareza de extrañarnos y querernos, querernos y extrañarnos, pese a las distancias. Dicen que soy buena para hacerme presente aún a kilómetros, que no sienten la lejanía porque siempre aparezco en un mensaje, una llamada, un instante, una botella al... Leer más →

Quita-corazones. Otra historia de Jack el Destripador

Por unos minutos –tal vez solo unos cuantos segundos largos- pensé que tenía delante de mí a Jack el Destripador. Me encontré con un hombre que desconozco. De maneras groseras. Grosero, digo, por interrumpirme la lectura para hablar de corazoncitos dibujados en papel. Y yo odio los corazoncitos dibujados en papel. Yo, de frente a... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: