Focus

− Focus, me dijo. Necesito que estés concentrada, ¿me oyes? Y yo a duras penas oía o entendía palabra alguna. Un ciclón era lo que traía en la cabeza. − Un tren. La vida es eso, mírame Lele (porque ella no me dice Leydi, sino Lele). La vida es como un viaje en tren que... Leer más →

Corchos

“Mira. Me puse a juntar los corchos de las botellas desde que te fuiste. Como ya no te los podía dar, los guardé. Me recuerdan a ti”.   … Todos los viernes en la noche nos reuníamos a beber vino. Vino tinto. Así arreglábamos el mundo durante casi dos años. Nuestro mundo. O al menos... Leer más →

Un huracán me trajo a Sabina

Los huracanes me asustan al borde de las lágrimas. Desde niña, cuando el techo de mi casa se quebraba un poco más cada año y los vientos se enfurecían contra mi isla caribeña. Cada huracán me arrancaba de tajo las sonrisas. Fueron los días más infelices que recuerdo. Aun hoy, cuando el techo de mi... Leer más →

Dessine-moi un mouton

A Elizabeth López Rodríguez, de esas personas que no hace falta ver para hacerlas esenciales.     — Tú que estás dejando muchas notas de El Principito –me dijo- debes leértelo en francés. Si me das tu dirección te lo envío, así que si no sabes francés apréndelo para que lo leas. — ¿En serio,... Leer más →

Expedición

Y fue entonces cuando Cuba cantó a Serrat...   No llegues a aquí con lágrimas –le dijo. Hay muchos lugares por conocer, y no los vas a recorrer con la visión nublada. ¡Ni una lágrima más! Y así fue. Cómo fue…No sé decirte cómo fue, no sé explicarte qué pasó… Conversaron largo, con la ansiedad... Leer más →

48 minutos

48 minutos estuvimos hablando vía telefónica. A mí, que no me gusta quedar mucho rato pegada a esos aparatos, y sin embargo, fue una conversación tan amena que la sentí frente a frente, como si estuviéramos en un café, en un parque, u otra vez en la sala de su casa. Hace tanto que dejamos... Leer más →

¡lepra!

La abrazo, y cuando logra desatarse de mis brazos, huye gritando: ¡Lepraaaaa! Me gusta abrazarla, no solo porque a ella no le guste, sino porque es una de las personas importantes en mi vida, y a las personas que considero importantes, las abrazo. Mi abrazo es una huella, como quien deja una cicatriz. Abrazo así,... Leer más →

No debo partirme en dos

A Dalia, porque mi primer pensamiento fue para ella.   Yo solo tuve un abuelo. Bueno, no. Tuve, como toda persona, dos abuelos. Pero solo conocí a uno: Alfredo, mi abuelo materno. El otro, Ramón, murió antes de que yo naciera. Murió incluso antes de que mi padre pensara agarrar su primer cigarro. Tal vez... Leer más →

7 cosas que quizás no sabías de mí

7. Mi color favorito es el azul. Palabras últimas. Y –pensé- nuestra única semejanza visible. Azul. Después de escribir una declaración tan desesperada de traiciones, caídas, recomienzos, travesías, y otra vez traiciones. Azul era el único oasis en medio de todo ese tormento, como la tranquilidad de las olas del mar en calma. Aquel desahogo... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: