Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘café’

tu-ceviche_ii

Foto: Cortesía de @Tu_ceviche

El escritor Alberto Salcedo Ramos escribió una vez que hay platos preparados con tanta exquisitez que uno no sabe si comérselos, o enmarcarlos y ponerlos en la pared.

Yo nunca entendí ese silogismo entre la gastronomía y una obra de arte. Para mí, tan metida en mis libros, en mi mar y en mi café, solo eso podía ser digno de perpetuar: las historias, el sonido de las olas, el olor de un café recién colado. Ni más ni menos.

Y así estuve, sonriendo con escepticismo cada vez que releía aquella crónica de Salcedo Ramos.

Y como al que no quiere caldo se le dan tres tazas, y no se debe decir: De esta agua no beberé…el azar (bueno, una amiga) me llevó a comer ceviche. Me llevó porque quería compartirme su descubrimiento. Según ella era uno de los mejores lugares donde había ido a comer, y estaba en la calle Centenario 31-B, cerca de dos puntos que yo adoro: el centro de Coyoacán, y la cafetería El Jarocho.

Fui, con el mismo escepticismo conque terminaba de leer la crónica aquella de Salcedo Ramos. Tal vez por esa incredulidad solo le dije al chef: “Prepárame el ceviche que quieras, solo que no tenga picante”. Así como diciéndole: “Sorpréndeme”.

Me quedé mirando cada detalle del lugar: los contrastes de colores, los adornos minimalistas en las mesas, la limpieza, las servilletas de tela negra con letras blancas, la madera. Sí, se activaron mis sentidos y me descubrí acariciando la madera de la mesa y de una banca, llevándome los adornos con los ojos, oliendo la comida que se elaboraba y encantada con la música. Solo me faltaba comer el ceviche.

Y yo, que cuando estoy de malas soy la terquedad en dos pies, que salí de casa a regañadientes esa tarde, estaba más dispuesta a encontrar algún defecto que a admitir que ese pedazo de Coyoacán me había cambiado el semblante. Así que pedí pasar al baño –pero el baño también me gustó y por un momento pensé quedarme ahí un rato.

Yo, que cuando estoy huraña busco polvo hasta en las mesas acabadas de limpiar, me sentí felizmente derrotada: no había polvo en aquellas mesas. Y ya en un acto extremo de no dar mi brazo a torcer, miré al techo…pero tampoco había telarañas.

Sí, me fui a todos los extremos (parecía más inspectora de sanidad que comensal), mas, tuve que admitirlo: no quería salir de casa, no quería entrar a ningún lugar nuevo, y sin embargo, ahí estaba, extasiada mientras me aprendía el nombre: Tu ceviche.

Me trajeron el ceviche y lo probé. Y me sorprendí. El chef (tal vez intuyó que yo había estado de rezongona husmeándolo todo) me preguntó si me había gustado. Y yo no sabía cómo describir aquellos sabores. O sí sabía (pero me pareció demasiada atrevida la respuesta, y la dejé en mi pensamiento). Estaba increíble. Hasta deseos tuve que hacerle oración: “san Tu_ceviche que estás en la tierra…”

Me trajeron el ceviche y creo que ha sido la primera vez que le hago una foto a mi comida, porque estaba linda. Muy linda, además de deliciosa. Después de ese día he regresado varias veces. He regresado porque aquella tarde yo entendí que hay platos preparados con tanta exquisitez que uno no sabe si comérselos, o enmarcarlos y ponerlos en la pared.

Read Full Post »

mujer-cine…be happy

 

 

Me pierdo entre los cafés. Me fugo a las cafeterías. Hasta una servilleta sirve para anotar mi felicidad. El olor del café, el sabor del café…Yo.

Me escondo. Es tiempo de esconderme en mis propias letras, y de renovarme en las ajenas. Por eso me regodeo entre tantos libros, bibliotecas, librerías. Parece un mar, y me fascina.

Regreso a mí con la piel erizada de palabras. Y por primera vez me pierdo, yo sola, en un cine. En muchos cines. Conmigo misma.

Me reconozco cada día más. Hago lo que me gusta. Me agrado cada día más. Y soy inmensamente feliz.

Read Full Post »

viviéndome

primaveraDebe ser cosa de la primavera, que me recuerda con más fuerza que estoy viviendo otro año, que me quedé y merezco esta otra vuelta de lluvias y flores.

Y me invita a mezclarme. A empaparme otra vez bajo un aguacero. A andar descalza por el pasto. A juntar un ramo de flores silvestres. A disfrutar el olor de la tierra húmeda. A vivir la primavera muy a mi modo.

Vivirla viviéndome. Y los discos de música desfilan uno tras otro. Y las botellas se descorchan. Y el rito del café comienza cuando beso la taza.

Duermo menos para que el tiempo, el bendito tiempo, dure más. Extraño menos. Sí, egoístamente admito que extraño menos. Nada me perturba en estos días, y me río sola hasta que me duela la garganta y el estómago.

Las añoranzas deben haberse espantado, porque ya ninguna música me devuelve lágrimas, y ningún gorrión me posa en mis antiguas calles. Ahora soy yo. En otra primavera. Tan lejos y tan cerca. Feliz. Ridículamente feliz por todo.

Debe ser cosa de la primavera, por eso salgo a la ventana copa en mano, y me quedo conversándole, como a una vieja amiga. Y le confieso. Y le digo que pronto volveré a recostarme en la yerba, y a acariciar un árbol. Pronto. Ya pronto…

Read Full Post »

Intensidad

La vida es bellaQue veas un atardecer, o consumirse una vela. Escuches una canción de Sabina, algún acorde de guitarra. Bebas vino, leas un poema. Vayas a una sala de cine…Y ya no pienses que el sabor del café es todo lo que necesitas. O que el sonido del mar es tu frontera. Todo, todo se entreteje adentro, algo cambia si tus más ocultas o confesables adicciones lo quieras compartir –no con alguien- sino con una única persona.

Read Full Post »

taza de café amargoLa última vez que caminé por La Habana fue en un día como este. Gris. Lluvioso. Frío.

Ahora La Habana regresa solo en imágenes, en canciones. Solo eso tengo. Me queda lejos. Le quedo lejos.

Agarro la cafetera, para ver si calmo todas las añoranzas que se me revuelven dentro. Agarro la cafetera, buscando ese sabor conocido. Un sabor servido en tazas. Un sabor que también me queda lejos.

Música en pequeños sorbos, fotografías también a sorbos. Todo se va, y viene, a sorbos, con el café.

Read Full Post »

IMG-20150814-WA0009Siempre hay un antes y un después.

Puede marcarlo el primer encuentro con el mar. Un amanecer. Algún olor. Voces. Un país.

Yo he vuelto a tener los míos. Antes. Después.

Mis circunstancias cambian. Vivo otros amaneceres. Me aprendo con los pies nuevos lugares. Los olores me son extraños. Escucho voces que desconozco. Aprendo. Camino. Siento.

También cambian las palabras que alguna vez escribo, deposito en estas botellas digitales, y lanzo al mar.

Antes. Después.

Venzo mis miedos, mis nervios. Trazo otras rutas. Prescindo del café. Leo otra historia. Me acerco a museos que solo había visitado en fotografías.

Grabo en arena la línea divisoria.

He aquí un antes y un después.

Read Full Post »

Descripción

librosUn incienso. Una taza con café. Un vestido que cubre las rodillas y cae ancho. Pelo suelto. Estoy en mi habitación con todo el lujo que necesito: una cama y un librero. Ya puedo escribir.

Read Full Post »

Older Posts »