Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘celebraciones’

leydi-y-auraHoy no voy a llorar. Hoy no voy a llorar. Hoy no voy a llorar. Así me digo cada septiembre. Y me lo repito.

Y no iba a llorar. No.

Hasta me maquillé, como pocas veces hago. Y ahí la justificación más pueril y machacada: no debo llorar, o se corre el maquillaje.

Pero yo soy muy yo como para que me importe más el maquillaje que las entrañas. Y nos fuimos a comer, y a reírnos, y a celebrar. Y me pusieron delante un pastel, y una canción. Y se me olvidó el maquillaje, y la lucha interna de no llorar, y solo recordé a las personas que estaban frente a mí, felices de ponerme ese pastel delante, y esa canción. Esa canción que solo escucho por segunda vez en mi vida…

“Estas son las mañanitas…”

Y me levanté a abrazarlos, uno a uno. Seis abrazos. Y besos. Seis besos. Ellos son mi familia. Familia como la que me tuvo desde que nací. Ellos también tienen derechos reservados sobre mi cariño. Los quiero. Ellos seis y tres más que no estaban, son mi familia más próxima. Familia.

Como suele sucederme, me detengo ante Aura con sumo cuidado porque a ella no le gustan los abrazos. Y quiero darle el abrazo –no el que le daría a mi hermano hoy- sino el que le daría a ella, solo a ella, como hermana. Pero a Aura no le gusta abrazar. Así que de lejos, otra vez de lejos, le digo que no se preocupe que no me voy a acercar.

Aura me tiende los brazos y los agita llamándome. Ven. Y me abraza.

Se me rompe algo ahí dentro cada vez que ella me abraza, por lo insólito del hecho, o porque la eximo de mis abrazos para que no se moleste.

Y salgo de ese abrazo inesperado ya no con los ojos húmedos, como cuando comenzó la ronda de abrazos. Ya no recuerdo qué cosa es el maquillaje ni qué es no llorar.

Ya caigo donde su madre, mi madre, y no le toca un abrazo comedido como los anteriores, ni un beso a rostro seco como los anteriores. Ya me tiene ahí, empapada en llanto, mientras “Las mañanitas” se van extinguiendo.

Yo no iba a llorar. No. Pero es septiembre. Estoy con mi familia más cercana. Y la felicidad se me anda saliendo hasta por los ojos.

Anuncios

Read Full Post »

FCB cakeUn amigo de los que más quiero cumple años hoy. Debe andar por los 30, aunque no sé en verdad cuántos cumple, porque soy muy mala en matemáticas y no se me da bien eso de restar 2013 menos 1973. 😛

Para hoy le tengo varios regalos pero para empezar le mandé a hacer un cake como este, con el escudo del Barça -porque esa es una de sus pasiones. Espero que, si el vuelo de Iberia no se atrasa, el dulce le llegue en tiempo y de paso me invite a comer un pedacito.

Además ya mandé a llenar el éter de canciones de Sabina. Quién me ha robado el mes de abril… lo guardaba en el cajón donde guardo el corazón. Otra pasión suya.

Voy a tatuar las paredes con carteles que anuncien que hoy puede ser un gran día, plantéatelo así… y en todas las pancartas dirá que él es un gran tipo. Decirse tipo o que le digan tipo debe ser otra de sus pasiones.

Pero si nada de esto pudiera ser, entonces le hago una botella. (A fin de cuentas a él le encantan todas las botellas –y no me refiero a las mías, las digitales). Su cultura etílica es tan vasta que si no fuera un excelente cronista podría irse a ejercer de catador. Su cultura -y no solo la etílica- es vasta…

Le regalaré, además, unas vacaciones en Barcelona (bueno, esto sería a mi conveniencia: para tener una reedición de aquellas crónicas suyas De Madre a Patria…)

Desde ahora y hasta que él visite Cienfuegos se pondrán más poemarios de Miguel Hernández, de Antonio Machado…en las librerías de aquella provincia, para que él los tenga a su alcance.

Le dejo un libro que no escribí pero que de todas formas se lo dedico: “a un hombre bueno, estos Hombres de negro…” y le regalo un saco de abrazos, de besos. Mientras, publico esto y me quedo mirando el cake de la foto que con suerte, con mucha suerte, llegará en algún vuelo de Iberia.

Read Full Post »

25 x 2

Soy un desastre para los cumpleaños y las fechas celebrables. Cualquier ocasión que amerite unas “felicidades” yo podría recordarla días, o meses después. Previendo esto tengo anotados cumpleaños, y un almanaque que me recuerda el día de las madres, de los padres… y hasta el fin de año.

En cualquier caso puedo felicitar en fecha, y hasta querer abrazar a la persona en ese momento, pero con los regalos y los dulces de cumpleaños… ahí sí boto el almanaque. Por eso me gusta mucho inventar cumpleaños, decir que este merengue es porque hoy, justo hoy, es tu cumple… o regalarte una postal, un libro, o una artesanía meses antes o meses después.

Lo cierto es que no soy muy dada a los días señalados, por aquello de que cualquier día puede ser especial y no necesitamos uno en específico para recordar u homenajear a alguien… pero como la mayoría de las personas que conozco sí toman muy en cuenta los cumples, y las demás celebraciones, pues yo me sumo al ritual. A fin de cuentas lo dijo el Principito: el hombre es un animal de ritos.

Teniendo en cuenta todo esto llamé a las 9:30 pm. ¡Ay!, ¿me habré pasado de fecha? Su hijo, que es mi amigo, me dijo que ella cumplía años, pero le escuché “el jueves 21” y 21 es hoy, pero es miércoles, y jueves es mañana…uh, qué hago… Y llamé. Su esposo me confirma, después de reír un poco, que es mañana el cumpleaños, que no me asuste, que tengo tiempo para felicitarla.

Esto no lo puedo obviar, porque ella cumple 25, este… 25 x 2. Y para no decir el número exacto y despistar a los que no son buenos en matemáticas y no sepan multiplicar o sumar, pues eso es ₌ medio siglo.
No se me va a olvidar. Mas, su esposo me dice algo que grabo en mi mente: “ella no es muy dada a celebrar ni el fin de año, imagínate que dice que esos días son como otros cualquieras… ¿te imaginas?”
Que si me imagino…Sí, claro, tenía que ser, y no es nuestra primera coincidencia. Antes descubrimos que hasta podíamos competir en las veces que nos dicen loca, tiene un montón de historias para contar, y además, celebró mi cumple casi un mes después, llegó con su familia y ¡me sorprendieron tanto!

Por eso yo sé que este será un día especial, porque amén de cumpleaños o almanaques seguramente Galinka se va a despertar con deseos de viajar a Santa Clara, ir a la universidad a sorprender a su hijo, almorzar juntos, ¡y quién sabe si hasta quiera ir al jardín botánico!

Read Full Post »