Delirio

Meterse en una maleta e irse no es tan fácil como se escribe. A veces hay que acudir a cierta melodía que nunca habrías vuelto a escuchar de no ser por el puñado de añoranzas que se te clavan en el cuerpo. Me decido a tararearte todo lo que se te extraña desde el siglo... Leer más →

Anuncios

Astronomía

Los extraño. Gracias a ellos me enamoré de Casiopea, Orión y sobre todo, de la Osa Menor que remata en la Estrella Polar. La niña que fui salía en las noches a atraparlos, con una curiosidad genuina por saber cómo eran, qué luces había en esos cuerpos que me hipnotizaban. La mujer que soy los... Leer más →

Polaris

Estoy mirando el cielo. Son las 11 de la noche y estoy mirando el cielo. Las estrellas tratan de camuflarse con las luces de la ciudad, pero las sigo con la mirada para que no escapen, y las señalo y las atrapo con los dedos, como un niño que logra retener su botín. Un botín... Leer más →

volar

— El límite es el cielo. — No el mío. O lo voy a escalar con aviones.

contrastes

Cubrió su cuerpo con el mismo vestido negro que se había puesto, por última vez, hacía tres años. Salió a la calle, y la noche se confundió con su vestido. Ahora la noche le tenía celos: por primera vez la veían a ella, más que a la oscuridad del cielo.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: