Cuba Libre

Hay en el mundo una mujer que se llama Dalia. Y es mi tía. Dalia me contó, en el balcón de la casa de mi abuela Dominga, en Santa Clara, que cuando ella se fue de Cuba, solo se pudo llevar a sus hijos. Y digo “solo” como si con eso no se llevara todo... Leer más →

Anuncios

Graderío naranja

A Yamil Díaz Gómez A Charly Morales Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos…   “He tenido ciertas excesivas aficiones como lanzarme de las gradas por festejar un jonrón y cosas así, que me han llevado a sufrir consecuencias dramáticas y de las cuales no me he arrepentido... Leer más →

Delirio

Meterse en una maleta e irse no es tan fácil como se escribe. A veces hay que acudir a cierta melodía que nunca habrías vuelto a escuchar de no ser por el puñado de añoranzas que se te clavan en el cuerpo. Me decido a tararearte todo lo que se te extraña desde el siglo... Leer más →

Geografías

“La añoranza es un cachorro dormido en una perrera doméstica” Luis Sexto   En una tienda distante de su país natal, una señora de unos 75 años quiere conversar y no sabe, no encuentra, no tiene… con quién. Por eso comienza a hablar en voz alta -no por locura, sino en espera de un interlocutor.... Leer más →

Quiero llorar, pero no puedo

Desde el 19 de septiembre no lloro. No lloro y lo que veo dan ganas de gritar y llorar y derrumbarse como los edificios. Yo creo que, como muchos edificios, estoy agrietada, pero no me derrumbo aun. No puedo llorar, o más bien, no debo. Miro a mi alrededor y casi todos quieren llorar, pero... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: