Mamá, no te “vayes”…

Dicen que mis desvelos comenzaron desde temprana edad. Cuando todas las luces de la casa se apagaban, yo empezaba a llorar. El pediatra dijo a mis padres que yo padecía de “miedo nocturno”, literalmente temor a la oscuridad. Término este que -ante la fuerza de mis lamentos- mi familia modificó a terror, pánico nocturno. No... Leer más →

carteles

Creo que el insomnio me confundió las ideas. Las regó. Agarré un cartel y colgué de la puerta de mi habitación: “No moleste. Hay perra, ¡y muerde!” y para alternar: “Cuidado. Niña durmiendo”.

Extra- vagancia

“Estás vaga, Tata” –dice mi hermano mientras señala hacia mi cama a medio tender. Le explico que de todas formas duermo sola, ¿para qué quitar toda la sobrecama? “Si esa es la justificación, mejor duermes en una cama personal”. Me asegura que él, hasta cuando duerme solo, desnuda la cama entera. Y me recrimina porque... Leer más →

Aprender a dormir

Dice mi abuela que debo aprender a dormir. Me lo dice desde hace mucho tiempo. Lo dice exactamente desde que descubrió que ese es el peor momento de mi vida: el de dormir. Me resisto. No me gusta dormir. Cuando los demás sueñan es cuando más quiero escribir, leer… aprovechar el silencio. Desde niña dice... Leer más →

petición a Dios

… esa mañana ella no llegó a su centro de trabajo con el “buenos días” a punta de boca. Ella llegó, y cuando pasó la puerta de entrada miró hacia arriba. “Dios, por favor, mándame ganas de trabajar, que… ¡con las de dormir se te fue la mano!”

Existen…

Siempre he pensado que con sueño no logro escribir dos párrafos, que ese letargo para mí resulta totalmente improductivo. Sin embargo, en estos días ha sucedido algo curioso. Cuando ya había hecho pactos con Morfeo para que me hiciera dormir pronto y temprano, he vuelto al insomnio crónico. Crónico, irremediable. Alguien con nombre y rostro... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: