Para que sea

Me han alertado varias veces, me dicen que cualquiera, tan solo leer mi blog, podría enamorarme, que debo tener cuidado. No, cuidado debe tener quien lo intente…porque ya hay quien se ha lanzado el mar sin botellas y no le ha resultado… Pero bueno, como soy muchacha bondadosa y me porto bien, voy a facilitar... Leer más →

En la casa de Dulce María

En el primer tiempo libre que tuve luego de llegar a La Habana fui a la casa de Dulce María Loynaz. Una amiga me había anunciado que en ese lugar –ahora sede de un centro cultural- habría una peña literaria. Llegué, media hora más tarde de lo previsto y no supe cómo atravesar las cortinas... Leer más →

Dos Díaz

Me he enamorado con los versos de Sabina, y con las canciones de Benedetti… ¿o sería al revés? He intentado, como Liuba María Hevia, que no me falte tu sonrisa, decir todo en una palabra, como Carlos Varela, y confesar que te miro y tiemblo, mientras toca la música de Jarabe de Palo. Todo, para... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: