Pesadillas

-Quisiera que siempre fuera así -dijo él. -Siempre es sólo un momento -respondió ella. Michael Ende, "La Historia Interminable"     — Anoche soñé que me gritabas -le dijo. No sé por qué, estabas en mute, así que no supe qué decías. Ahora no sé por qué motivos me podrías gritar. Peleaste un montón, ¿sabes?... Leer más →

brevedad

I Escribir –decía Montserrat Roig- es un juego de solitarios. Vivir a veces también lo es. II Como bola de billar que rueda -de un lado al otro, siempre a golpes- así pasa el tiempo suyo. El suyo –cree- va de un lado al otro, entre golpes…

Mamá, no te “vayes”…

Dicen que mis desvelos comenzaron desde temprana edad. Cuando todas las luces de la casa se apagaban, yo empezaba a llorar. El pediatra dijo a mis padres que yo padecía de “miedo nocturno”, literalmente temor a la oscuridad. Término este que -ante la fuerza de mis lamentos- mi familia modificó a terror, pánico nocturno. No... Leer más →

Gritos

“No me grites, que si me gritas no oigo”… algo así, más o menos así, menos que más así, escribió una vez una amiga. No grites. No griten. Habla. Hablen. Pero hay cosas incomprensibles, y le gritan. Y me molesto porque no le hablan, le gritan. Entonces ella no oye, porque los gritos la ensordecen.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: