Que me entierren en La Habana

La primera vez que viví un terremoto en México, el 8 de septiembre de 2017, me asusté tanto que pensé hacer las maletas y regresarme a Cuba. Entonces fue un temblor de magnitud 8.2 con epicentro en Chiapas, casi en la frontera con Guatemala. En la capital mexicana apenas se sintieron movimientos oscilatorios, pero mi... Leer más →

A la orilla del mar

…Y cuando crees que naufragas en tu mar propio, sin botella con mensaje que te salve, alguien construye un puente, te jala del brazo, y te sujeta fuerte: “Deseo que esté todo bien por allá mientras intento aferrarme al poder de las palabras para hacerme sentir cerca desde este rinconcito en donde amanecí embriagándome entre... Leer más →

Asere, ¿qué bolá?

Allá, cuando estaba allá, en medio de la jerga cubana, me negaba a pronunciar la mayoría de esas palabras y frases que ahora me resultan tan sabrosas. Ahora que estoy lejos las utilizo en demasía y me veo ante ciertas disyuntivas a la hora de explicar los significados. Esta misma semana… ¿Cómo “pasarle en limpio”... Leer más →

Justo…

Como el Principito que pedía con urgencia que solo él conocía: “Dibújame una oveja”…Así, con el clamor de quien pide algo inexplicable para los demás, pero sumamente importante, ella le pidió un trozo de mar. Un pedacito que se pareciera al que había dejado allá en su planeta. Él le trazó, con exactitud de cirujano,... Leer más →

Criatura de isla

A Mary Ortíz, por la foto y recordarme el poema de la Dulce     Criatura de isla, como me describió la Dulce María Loynaz. Criatura salvaje que se refugia, de tanto en tanto, en algún pedazo de mar, que necesita el mar aunque sea dibujado en un papel. El mar…   “Rodeada de mar... Leer más →

Arráncame la vida

— ¿Qué te pasa? Cada vez que lees los poemas más tristes de Carilda, me asusto. — Junio, eso es lo que pasa. Debe ser que, como en diciembre, siempre hacía mis maletas y me iba a casa. Ahora estoy acostumbrándome a estar lejos. Como no me voy, como no hago maletas, como no me... Leer más →

urgencias

— Necesito ver el mar. — ¿Cualquier mar? — Pues el mar es el mismo. En verdad, quiero el de La Habana, o el de Trinidad, pero como que “a falta de pan, casabe…” Necesito ver el mar. En verdad ella pedía una foto del mar, aunque estaba necesitando -además de verlo- el olor, el... Leer más →

Buscándote, Habana

La última vez que caminé por La Habana fue en un día como este. Gris. Lluvioso. Frío. Ahora La Habana regresa solo en imágenes, en canciones. Solo eso tengo. Me queda lejos. Le quedo lejos. Agarro la cafetera, para ver si calmo todas las añoranzas que se me revuelven dentro. Agarro la cafetera, buscando ese... Leer más →

Canis persecutio

No pude aferrarme a las columnas de la Habana Vieja un poco más. Quise abrazar muchos edificios, besar estatuas y andar descalza para sentir el pavimento. Entre todo, me quedé quieta bajo un aguacero y me fui a caminar mucho rato cerca del mar. Alguien que no sabe de estos andares y añoranzas, pero sí... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: