Magia

Cuántas veces subí las escaleras para mirar tus ojos, para hojearlos… … Y sigue subiendo, y sigue cayendo, ante el deseo de esa sola sonrisa. Lo mira mientras ríe, le encanta que le encante esa risa de niño grande que llena todo de energía, como las famas y cronopios de Cortázar, como las noches estrelladas... Leer más →

Anuncios

La piel que no habito

Ahí, donde una vez jugué con mi hermano y mi primo. Ahí quiero volver. No al mismo lugar, sino al mismo tiempo. A aquel sin preocupaciones, en el que salíamos a recolectar hojas de distintos árboles –cual aborígenes- y decíamos que era la comida, en nuestro ficticio juego a las casitas. Y nos deslumbraban las... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: