Ítaca

Cuando despertó, Odiseo aun no estaba allí. Penélope se acercó otra vez –una más- a los hilos y los acarició como si entretejiera su destino.   "…ella le pidió que la llevara al fin del mundo. Él puso a su nombre todas las olas del mar…" Pero se extravió en el regreso. Ella nunca lo... Leer más →

Anuncios

Para G.O.

Querido G.O.: Nos mandan a decir, los del Ministerio de la Verdad, que debemos bajar la cabeza, como Winston, y envolvernos en la grisura del día a día, dejar de sonreír y no pensar –porque ya sabes lo que nos decían: nosotros no estamos aquí para pensar. Ellos quieren que nosotros ni siquiera estemos aquí,... Leer más →

síntesis

Él permitió que todos escucharan a Carlos Varela. Y no una canción cualquiera de Carlos Varela. Permitió que todos escucharan Guillermo Tell. Ella le dijo que además debían escuchar Leñador sin bosque. Desde ese día sus recuerdos la golpean, y anda envuelta en silencios y desilusiones. Desde ese día ninguna música, ninguna palabra, ninguna historia,... Leer más →

sálvame… con la misma cuerda

Mis añoranzas de estos días, mis tormentos y mis desilusiones se llenan con canciones de Carlos Varela. Una detrás de otra. Jalisco Park. La política no cabe en la azucarera. Muros y puertas. Mi fe. 25 mil mentiras sobre la verdad. Leñador sin bosque… En la comarca de su majestad, todos repiten lo que dice... Leer más →

Antes y después

Siempre hay un antes y un después. Puede marcarlo el primer encuentro con el mar. Un amanecer. Algún olor. Voces. Un país. Yo he vuelto a tener los míos. Antes. Después. Mis circunstancias cambian. Vivo otros amaneceres. Me aprendo con los pies nuevos lugares. Los olores me son extraños. Escucho voces que desconozco. Aprendo. Camino.... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: