carteles

Creo que el insomnio me confundió las ideas. Las regó. Agarré un cartel y colgué de la puerta de mi habitación: “No moleste. Hay perra, ¡y muerde!” y para alternar: “Cuidado. Niña durmiendo”.

Temblores

La tierra tembló bajo unos pies que adoro. Hubo tanto mar de por medio que la noticia no llegó a mi televisión nacional. Tal vez se perdió entre olas. Sin embargo, las distancias me fueron más cortas. El día y la noche se confundieron. Mis nervios hicieron que mi cuerpo se estremeciera a la par... Leer más →

Aprender a dormir

Dice mi abuela que debo aprender a dormir. Me lo dice desde hace mucho tiempo. Lo dice exactamente desde que descubrió que ese es el peor momento de mi vida: el de dormir. Me resisto. No me gusta dormir. Cuando los demás sueñan es cuando más quiero escribir, leer… aprovechar el silencio. Desde niña dice... Leer más →

Insomnios

Padezco de insomnio casi todas las noches.  Y escribo “casi todas” porque a veces logro rendirme sin suplicarle a Morfeo. Desde niña me cuesta mucho dormir. No en vano esa era mi hora preferida para llorar, la del sueño. Aunque algunos en mi familia piensen que era cuestión de temores a la oscuridad, lo cierto... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: