Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘labios’

dedos-al-cuerpo“No existe posibilidad alguna de comprobar cuál de las decisiones es la mejor, porque no existe comparación alguna. El hombre lo vive todo a la primera y sin preparación. Como si un actor representase su obra sin ningún tipo de ensayo. Pero ¿qué valor puede tener la vida si el primer ensayo para vivir es la vida misma? Por eso la vida parece un boceto” (Milán Kundera)

Adán y Eva parecían dos niños sedientos. Bebieron mucho porque tenían sed. Y se contaron historias, como quien lee un buen libro antes de irse a dormir, como quien escucha un relato sorprendente. Leyeron unas cuantas páginas, y se quisieron dibujar. Primero unas flores sobre la mesa. Luego sobre la piel. Los dedos marcaban figuras similares a las de las historias que se habían contado antes. Se hipnotizaron con bocetos que comenzaban a ser más precisos: unas manos, el contorno de unos labios…Parecían niños curiosos, queriendo descubrirse…

Anuncios

Read Full Post »

mujerPasarás por mi vida sin saber que pasaste.
Pasarás en silencio por mi amor y, al pasar,
fingiré una sonrisa como un dulce contraste
del dolor de quererte… y jamás lo sabrás.

José Ángel Buesa

 

Y mientras otra copa de vino se diluye muy dentro suyo, ella quisiera diluir su recuerdo con el vino. Que se fuera con el vino, desde sus labios hasta su interior. Tragárselo con vino. Quererlo con vino. Olvidarlo con vino.

Mas, no lo nombra. No lo acaricia. No lo besa.

Y se va diluyendo, al fin, poco a poco, sin saber que alguna vez estuvo en su boca, en sus manos, en su piel…

Pasarás por mi vida sin saber que pasaste.

Read Full Post »

niños besándoseMe han besado. Deliberadamente. A mí que suelo responder con cierta agresividad o al menos de forma hosca al más ligero acercamiento. Pero lo más anacrónico de todo no fue el beso, sino mi reacción.

Estaba conversando con un amigo cuando él interrumpió. Nos resultó evidente que había escuchado nuestra conversación desde minutos atrás. Se acercó. Solo preguntó si yo era la del blog, la de las botellas al mar. Asentí y me besó. O al menos hizo el intento cuando acercó sus labios. Dice porque le gusta como escribo.

Me subió la presión, creo. Y me insulté como hacía tiempo no lo hacía. Pero retuve mi mano, que iba a parar directamente a su rostro, di la espalda y mientras mi amigo me preguntaba a dónde yo iba, solo atiné a responder impulsivamente:

Na, voy un momentico a Colombia a besar a Alberto Salcedo Ramos. Porque estoy leyéndolo, y ¡me gusta tanto como escribe!

Read Full Post »