Corazón boomerang

Este debía ser un 14 de febrero como otro cualquiera. Como otros en los que las parejas se arriesgan a salir sin esperanzas de encontrar un espacio de parqueo, un banco donde sentarse, o un restaurante donde comer sin previa reservación. Un 14 de febrero en el que, los más hogareños, se sientan en el... Leer más →

reconstrucción

Él la ve de lejos y tal vez no repara mucho en ella, pero ella queda ahí, frente a él. Él se irá pronto, ya se ha llevado en los ojos cuanto ha querido, también a muchas como ella. Ella queda como siempre: inmóvil. Otros como él, otros distintos de él, la han habitado. Y... Leer más →

Amoríos

Porque te extraño, y te extraño más de lo que confieso. Para ser sincera, aun no lo confieso, no te lo digo a ti, pero te extraño. Eso, regodéate, imagina que lo pronuncio: te extraño. Imagínalo, pues por ahora mi voz no está. Tampoco yo. Yo no estoy para decirte muchas palabras. Decirte, por ejemplo,... Leer más →

Escribe…

Escribe –me pide. Y me recuerda lo que me dijo hace varias semanas, a modo de consejo: No dejes de escribir. — ¿Aunque esté lejos del mar y de las botellas que me son conocidas? ¿Aunque tenga una sobredosis de melancolía? — Precisamente por eso. Y más. Escribe. — ¿Y si siento que nada me... Leer más →

despedidas

A veces –la mayoría- cuando perdemos algo o alguien, es que le añadimos el valor entrañable. Entonces queremos decirle mucho en poco tiempo. Contemplarlo con la paciencia que no le tuvimos antes. Y pensamos en ese antes, cuando ya se acerca el después. Me he puesto a filosofar. O a divagar. Sucede que desde hoy... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: