Entrelíneas

Voy a dormir con otro libro esta noche. Atada a él, soñando con la historia que me propone. Lo acaricio, lo beso, lo abrazo. Lo pongo en mis piernas. Y lo duermo y me duerme mientras me cuenta al oído la próxima línea. Ya lo he dicho: no he sido fiel a un solo libro;... Leer más →

Durmiendo con Milán Kundera

No me gustan las cosas a medias –me digo a modo de autorreflexión. Me causa incertidumbre. Y no soporto la incertidumbre. Mas, tampoco se trata de apostarle a las certezas –continúo mi monólogo interior- no siempre sabemos si va a llover o no. Ya lo mencionó Milán Kundera en La insoportable levedad del ser: “No... Leer más →

a veces…

A veces quisiera ser una de esas personas a las que no les afecta que les digan en un solo día: murió Günter Grass, murió Eduardo Galeano. Esas a las que poco les vale que hoy mismo mueran Harper Lee y Umberto Eco. A veces tan solo quisiera que esas páginas que quedan inconclusas no... Leer más →

tiempos

“¿Tienes tiempo?” A mí me obsesiona el tiempo. Más bien: no perder el tiempo. Puedo pasar horas recorriendo un museo, deteniéndome en cada trazo de una pintura, o acariciando las columnas. Me entretengo con los sonidos –sobre todo del mar, el viento en los árboles, y el trino de las aves. Gusto de oler las... Leer más →

dinero mejor empleado

Mi padre me requiere porque he gastado mucho dinero en un nuevo estante para mis libros. El anterior se amigó con el comején, y tuve que tirarlo –y junto a él algunos textos. Y nada me duele más que deshacerme de libros que quiero. Los libros son muy importantes en mi vida. Ya lo he... Leer más →

Léeme

Lee. Léeme. Léeme algo. Así, con semejante insistencia pido una y otra vez a algunos de mis amigos que escriben. Lee. Lo pronuncio con impertinencia casi, y al borde del desespero de la otra persona. Léeme. Y a veces, solo a veces, lo aderezo con un: por favor. Lee. Y la voz me sale más... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: