Magia

Cuántas veces subí las escaleras para mirar tus ojos, para hojearlos… … Y sigue subiendo, y sigue cayendo, ante el deseo de esa sola sonrisa. Lo mira mientras ríe, le encanta que le encante esa risa de niño grande que llena todo de energía, como las famas y cronopios de Cortázar, como las noches estrelladas... Seguir leyendo →

Anuncios

Inventario

Desde niña me gustan las flores blancas, las que otros negaban por descoloridas, a mí se me antojaban ideales para soñar. Ese contraste de blanco sobre verde me mantenía en paz, era como el lienzo virgen que todo pintor desea. Yo nací en una ciudad sin mar, dentro de una isla donde la maldita circunstancia... Seguir leyendo →

Tu fantasma

"En ti pensé al ver a tres o cuatro niños que pescaban en el río. Un río que, aun tan sucio —o tal vez más por ello—, sigue siendo la metáfora perfecta de todo el tiempo que se va. Sé que no tardarás en entender mi obsesión por el tiempo, especialmente ahora que mi tiempo... Seguir leyendo →

Quién

Primera carta de Eva a Adán: Si algún día aprendo a sacar música de una guitarra, si mis manos torpes no rompen las cuerdas, o si las cuerdas no rompen mis manos, llevaré hasta tu ventana una pequeña serenata diurna. Una serenata que bien podrías pedirle a Silvio, ese Silvio que tanto te gusta, que... Seguir leyendo →

Te odio, mi amor

Despierto a medianoche y te hablo. No sé si estás despierto, ni siquiera sé si estoy despierta, pero te hablo. Se me escapa un pedazo de poema, y me preguntas qué nombres digo, qué digo, qué nombres… Y menciono a Dulce María Loynaz y a Carilda Oliver Labra. Me ves sin entender, sin entenderme, sin... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: