¿Soy a-normal?

Estoy tan acostumbrada a escuchar que soy especial, que no soy normal, o que si soy atípica, que voy a empezar a creérmelo. Aunque no descubro aún si me lo dicen como un elogio o como un reproche. Depende. De niña me preguntaba si las personas de ojos claros veían las cosas del mismo color... Leer más →

por qué sigo sola… según mi hermano

Dice mi hermano (y siempre lo cito como una de las personas que más me conocen) que no soy muy receptiva a los piropos. Y le aclaro una y otra vez que no me molestan esas galanterías, sino la vulgaridad que algunos hacen pasar por tal. Ese psss como si yo fuera un perro, o... Leer más →

el otro manco de Lepanto

Creo que aquel hombre no entendió el significado completo de lo que dije. Tal vez solo por el tono o la mirada grave, sospechó que mi advertencia era peligrosa. Íbamos en el mismo ómnibus. Se acercó. El transporte no estaba tan lleno como para que su mano fuera a parar a la parte más baja... Leer más →

no puedo, doctor…

Escribir de lo desconocido no se me da bien. Por eso no hilvano palabras sobre ovnis, fantasmas, o economía. Se lo digo al médico, pero no me cree. Me mira más con cara de juzgarme vaga que de creerme. Si fuera un psiquiatra pensaría que la cordura se me escapa. A fin de cuentas soy... Leer más →

Quién fuera…

Por alguna razón que aún desconozco me asocia con Frida Kahlo. Van dos veces que me lo dice, y antes que me venza con una tercera, le pregunto por qué. “¿En qué nos parecemos Frida y yo?” No rodea mucho la respuesta en un intento de desarmarme una vez más: “Quién fuera Diego, o Trotsky... Leer más →

despedidas

A veces –la mayoría- cuando perdemos algo o alguien, es que le añadimos el valor entrañable. Entonces queremos decirle mucho en poco tiempo. Contemplarlo con la paciencia que no le tuvimos antes. Y pensamos en ese antes, cuando ya se acerca el después. Me he puesto a filosofar. O a divagar. Sucede que desde hoy... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: