Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Mejunje’

“Me voy pal´ Clara” –así resumía un amigo su viaje a la ciudad natal.

“Te veo en el Clara”. Y sí, nos veíamos en ese pedazo de terruño que compartíamos porque habíamos tomado de las mismas aguas desde el nacimiento. Las raíces todas quedaron allá, a kilómetros de donde estamos ahora, océano de por medio. Guardadas en el Clara que no sabe de mar.

Fuimos al mismo estadio de pelota, ese que él después bautizaría como su templo. “Porque al Sandino se va a reír, llorar, hasta a rezar…porque una vez que eres del Clara, no hay vuelta atrás, se convierte en el mejor equipo del mundo aunque no gane desde la infancia”.

Y la trova… Hay mucha trova en el Clara. Y hay un Mejunje. Y un parque Vidal con un niño que refresca las tardes calurosas con el agua que sale de su bota agujereada.

Allá en el Clara dejamos los recuerdos primeros, a los que se regresa una y otra vez. Y los olores y la música que se nos cuela.

El Clara hoy está de aniversario. 328 años de su fundación, y esta noche habrá concierto del trío Trovarroco. A mí me encanta el trío Trovarroco, me encanta recorrer la ciudad cada 15 de julio, me encanta aprendérmela por sus olores y misterios. Santa Clara… Mas, esta vez le quedo lejos.

Yo haré –contigo en la distancia– mi propio concierto de Trovarroco y brindaré largamente a la salud del Clara.

Read Full Post »

MejunjeDice un amigo que Santa Clara es una ciudad prostituta –o prostituida. Le pregunto por qué. Me dice que le abre las piernas a todas las modas, las tendencias, los movimientos artísticos, literarios, que acoge varios estratos sociales y que hasta tiene un adjetivo que la identifica: es tolerante.

Tolerante. Y menciona varios lugares donde la ciudad tiende –según él- a prostituirse. Señala el Mejunje, un centro cultural que desde hace más de 15 años aboga por la diversidad sexual, cultural… y donde las paredes del patio están pintadas de grafitis, y me muestra uno que dice: “no a la prostitución, sí al sexo gratis” y en la cafetería del lugar hay una escultura hermafrodita. Me pregunta si este no es suficiente ejemplo.

Habla del reparto Condado, famoso por su marginalidad, pero donde puedes ir a comprar cualquier cosa que se te ocurra. “¿Qué quieres, un pedazo de cometa, un casco de astronauta, un avión de la II Guerra Mundial?, me dice, ¡pues ve al Condado!”

Sigue, y menciona el malecón. Sí, porque Santa Clara es la única ciudad de este país que no tiene mar, ¡pero tiene malecón! Y el “malecón” en cuestión es el muro que colinda con el teatro principal, y donde se reúnen muchos jóvenes a tocar guitarra, fumar, conversar, y llamarle malecón a ese espacio que queda a más de 50 kilómetros del mar.

Me expone además, que en esta ciudad vienen escritores a buscar sus “musas” y cantantes a decir que como este público hay pocos… ¿nunca te has preguntado qué pasa? –me cuestiona- y me cita un caso más sustancial para él: imagínate que a los integrantes del equipo provincial de beisbol los hospedan en otro municipio, a kilómetros de distancia, para que “puedan descansar”, sino las novias no los dejan…

Cuando yo lo dijo -exclama entre indignado y asombrado- que esta ciudad de santa nada más tiene el nombre.

Read Full Post »